“Vimos unas botellas que flotaban y se movían. Las barcas pasaban de largo. Nosotros sí nos acercamos y vimos a la tortuga atrapada en plásticos y cuerdas”. Asier Pastor Puga, de 17 años, y Arturo Camina Lehoux, de 18, salvaron el domingo por la mañana a un quelonio de la especie “Caretta caretta”. Salieron a navegar y a pescar a las 6 de la mañana. Sobre las 9 horas navegaban a una milla de la costa de Ambolo, en Xàbia. Allí hallaron a la tortuga que hubiera muerto apresada en la basura.

“Era muy grande y pesaba muchísimo”, explicó Asier. “Llevaba enganchadas en el cuello y en las aletas botellas y bolsas de plástico. También tenía colgando una cuerda azul de unos 15 metros”, indicó Arturo.

El animal había caído en la trampa de la contaminación marina. Los dos jóvenes lograron subir a la tortuga a bordo de su embarcación. “Teníamos que quitarle toda la basura que llevaba enredada”, señaló Asier.

Los dos chavales utilizaron una pequeña sierra para cortar las cuerdas y la basura que asfixiaban y apresaban al quelonio. Con sumo cuidado lo liberaron de los residuos.

Uno de los chavales rescata a la tortuga, que estaba atrapada en la basura Levante-EMV

“Nunca habíamos visto nada igual. Sí que hemos encontrado peces luna heridos por las hélices de las embarcaciones. Pero lo de la tortuga era muy impactante. Es el ejemplo claro del impacto de la contaminación en el mar”, advirtió Asier.

Los dos jóvenes precisan que, una vez libre de basura, la tortuga estaba como loca por volver al mar. “En ese momento, pensamos que debíamos devolverla al mar”, indicaron los dos jóvenes, que admitieron que luego, tras liberar al animal, cayeron en la cuenta de que existe un protocolo de varamiento de fauna marina. Eso sí, comprobaron que el quelonio no tenía heridas graves ni tampoco atrofias y que podía nadar sin problemas.

Dos jóvenes salvan en Xàbia a una tortuga enredada en plásticos y cuerdas

Dos jóvenes salvan en Xàbia a una tortuga enredada en plásticos y cuerdas Julie Lehoux

Los dos chavales son unos apasionados del mar y, de hecho, quieren dedicarse a profesiones relacionadas con la náutica. Asier quiere ser patrón de yate y Arturo, soldador naval.

“Yo salgo al mar desde los 5 años y estoy muy concienciado. Cuando vemos basura, la retiramos”, apuntó Arturo, que admitió que los dos “fliparon” con la tortuga. “Hemos visto delfines y ballenas. Pero es la primera tortuga que nos encontramos. Estaba desesperada por quitarse la basura. Quienes salen a navegar deberían estar muy concienciados y saber que tirar residuos al mar tiene consecuencias muy graves”.

Estos jóvenes creen que es muy positivo que se difundan los vídeos que grabaron para que todo el mundo se dé cuenta del impacto de la contaminación marina.

La población de tortugas bobas (Caretta caretta) está disminuyendo rápidamente en el Mediterráneo. Es una especie incluida en la lista de animales amenazados en peligro de extinción.