Dénia siente morriña de su taifa de hace mil años. No es que quiera volver a ser un reino independiente. Lo que anhela es el lustre cultural de la corte de Muyahid (el fundador de la taifa) y de su hijo Ali. Daniya atrajo entonces a toda una pléyade de poetas, escritores y sabios. Ahora aspira a «reconquistar» ese brillo intelectual, a convertirse por tres días (el 27, 28 y 29 de octubre) en capital del saber en el Mediterráneo.

El «Festival de les Humanitats» es una iniciativa de la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Dénia, la Fundación Baleària y la Fundación Dénia Ciudad Creativa de la Gastronomía. Lo dirigen Josep Ramoneda y Jordi Alberich y lo coordina La Maleta de Portbou.

Lo presentaron ayer el propio Ramoneda, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el presidente de Baleària, Adolfo Utor, la vicepresidenta de la Fundación Dénia Ciudad Creativa, Cristina Sellés, y el alcalde, Vicent Grimalt.

Todos coincidieron en que urge alentar el debate entre la ciencia y la tecnología, es decir, ese mundo en constante cambio, y las humanidades, disciplinas que aportan una visión más sosegada y moral.

«La luz de Dénia nos iluminará», pronosticó Ximo Puig. La ciudad quiere volver a ser un faro de la cultura y un espacio de reflexión y pensamiento. «Este festival convertirá a Dénia en un referente del pensamiento en el Mediterráneo y recuperará el esplendor cultural de Daniya», destacó el alcalde.

Mientras, Ramoneda subrayó que no es «nada frecuente» que el sector empresarial, en este caso Baleària, se involucre en un festival de humanidades. Esta primera edición analizará las «mutaciones» y tratará de responder a la pregunta de «¿qué nos espera en el futuro próximo?».

Acudirán expertos en neurociencia, medicina, antropología, empresa, historia o geografía. Dénia reunirá a los sabios del siglo XXI.