El urbanismo da en Dénia para una enciclopedia. La ciudad se ha quedado definitivamente sin planeamiento (las normas transitorias están anuladas). Pero Dénia tiene un plan. Y lo muestra en la Casa de la Marquesa Valero de Palma, maravillosamente restaurada y que debe convertirse algún día en el museo de la historia dianense.

Para empezar no está mal hacer historia con los fiascos urbanísticos y esos planes, el de 1972 por ejemplo, que eran ladrillo y más ladrillo. De hecho, además de exponerse la versión final del Plan General Estructural, hay paneles con el título «D’on venim?». Muestran los planeamientos de 1972 y de principios de los 90 y del 2000. «Ha cambiado el paradigma», explicó la edil de Territorio, Maria Josep Ripoll. Antes el territorio era un negocio y ahora es «un valor, un recurso».