El Departamento de Salud de Dénia lleva identificados 9 casos de viruela del mono en la Marina Alta desde el pasado mes de mayo, cuando se declaró la patología como enfermedad de transmisión comunitaria. España es el país de Europa con mayor número de casos, casi 4.600, seguido del Reino Unido -2.800-, Alemania -2.700- y Francia -2.000-. Por comunidades autónomas, la madrileña encabeza la lista, seguida de Catalunya, Andalucía, Canarias, País Vasco y la Comunitat Valenciana.

En el caso de la Marina Alta, todos los pacientes, que han sido tratados y aislados durante un período de tres semanas, son varones con conductas sexuales de riesgo. En España solo un 1,7% de la población femenina se ha infectado. Según la Jefa de Medicina Interna del DSD, Dra. Patricia Martín Rico, “la vía sexual es la vía más eficaz para la trasmisión; y más concretamente en el caso de relaciones homosexuales, ya que desde el punto de vista de los tejidos, es más traumática y, en consecuencia, es más fácil la penetración del virus”.

 Prevención, vías de transmisión y bulos

No obstante, añade la doctora Martín Rico, “aunque el intercambio del sudor y la saliva también pueden ser mecanismos de transmisión; por el momento, todos los casos detectados en la Marina Alta han tenido un mecanismo de transmisión de contacto sexual”. En este sentido, la Jefa de Medicina Interna subraya la importancia de la profilaxis a la hora de mantener relaciones sexuales con distintas parejas y apela al sentido común a la hora de deshacer bulos, como el que ha circulado recientemente por las redes sociales, que señalaba como vía de contagio la compra de un patinete de segunda mano.

La viruela del mono, aunque es una patología con muy baja letalidad, señala Patricia Martín Rico, “es necesario tener identificados y aislados a los pacientes para que no llegue a convertirse en otra enfermedad de transmisión sexual. Es importante instaurar las medidas epidemiológicas oportunas y que la persona infectada no mantenga relaciones sexuales de ningún tipo y se aísle de sus convivientes, incluidos los animales domésticos, ya que actúan como reservorio de la viruela del mono”.

No existe un tratamiento específico contra la viruela del mono. Las lesiones epidérmicas se tratan con curas locales con el objetivo de que no se sobreinfecten. Si el paciente presenta fiebre o dolor de cabeza, se le administra antipiréticos y analgésicos, respectivamente.

 

Vacuna

La vacuna contra la viruela del mono ya se ha comenzado a administrar entre los profesionales sanitarios y la población que ha entrado en contacto con las personas infectadas.

La dosis ha de sumnistrarse en los 4 primeros días, aunque la eficacia perdura hasta 14 días después del contacto. Por otra parte, la vacuna de la viruela por escarificación, que dejó de inocularse en España en el año 76, ofrece ciertos niveles de protección.

El Ministerio de Sanidad tiene previsto distribuir dosis a la población con mayor riesgo; además de los profesionales sanitarios y los contactos de casos identificados, también entre aquellos pacientes que están haciendo un tratamiento PREP o de Profilaxis Pre-exposición para prevenir el contagio de VIH.