El incendio de la Vall d'Ebo, que ya ha arrasado 9.500 hectáreas y 65 kilómetros de perímetro de las montañas de la Marina Alta y el Comtat, sigue avanzando y ha obligado a desalojar a las localidades alicantinas de TollosFamorcaFachecaBeniaia y la Vall d'Alcalà ante el avance del incendio que se inició en la Vall d'Ebo, además de los núcleos urbanos ya evacuados de Benialí y Beniarrama (la Vall de Gallinera). En total, son 1.500 personas evacuadas y, para ellas, la Generalitat Valenciana ha habilitado dos albergues en Pego y Muro de Alcoi.

De hecho, hay focos muy violentos que se están echando encima de la urbanización de les Bassetes, en l'Atzúbia, en Benirrama, en la Barranc de la Canal (Pego) o en la Vall d'Alcalà. Preocupa muchísimo, como se ha comentado en la reunión de coordinación de hoy (han asistido, entre otros, la delegada del Gobierno en la Comunitat, Pilar Bernabé), que el viento empuje las llamas hacia Castell de Castells. El incendio está ahora mismo a unos 4 kilómetros de este pueblo. Sí ha obligado ya a desalojar viviendas aisladas de la zona de Pla de Petracos. No se descarta tener que evacuar todo el pueblo. Castell de Castells ha iniciado hoy sus fiestas patronales.

Mientras, en el frente de l'Atzúbia y Benirrama, lo que alarma es que las llamas salten la carretera de la Vall de Gallinera y avancen hacia Forna e incluso hacia Villalonga, municipio ya de la Safor. El incendio tiene ya un perímetro de 50 kilómetros y su evolución ha sido tan desfavorable en las últimas horas que no se descarta ese terrible escenario de que las llamas penetren en la comarca de la Safor y que obliguen a desalojar Castell de Castells y que se propaguen también a la comarca de El Comtat.