Ni hipotecas ni baches. La alcaldesa de Calp, Ana Sala, del PP, aspira a revalidar la alcaldía y a sacar adelante todos los proyectos que se han quedado pendientes en «la extraña legislatura» de la pandemia. El primer paso ya lo ha dado. Ayer anunció que quiere repetir como candidata popular. «Sí, me voy a presentar salvo que mi partido diga lo contrario», contestó sin titubear cuando se le preguntó si volvería a optar a un segundo mandato como alcaldesa. Con todo, también dejó claro que no piensa eternizarse. «Sabré cuando tengo que irme. No me voy a aferrar al sillón», afirmó.

La alcaldesa sabe que ya ha empezado el esprint final de la legislatura. Y acelera. Asegura que antes de que acabe el año el ayuntamiento liquidará la deuda de 7,8 millones que todavía mantiene con los bancos. Recordó que en 2011 los préstamos se comían al consistorio, que entonces debía en préstamos nada menos que 60 millones. «Voy a liquidar la deuda y eso va a suponer ahorrar al año 200.000 euros de intereses».

Ana Sala también quiere transitar sin dar tumbos hasta las elecciones. «No vamos a dejar ni un bache en Calp», dijo al anunciar los nuevos planes de reasfaltado. A finales de este mes, comenzarán actuaciones que se prolongarán durante el próximo año y que suponen una inversión de más de 2,5 millones de euros. Se reasfaltarán las calles del centro urbano, la avenida de Ejércitos Españoles o la avenida del Norte. «Hay calles que llevan 20 años sin reasfaltarse», dijo la munícipe.

También avanzó que en el pleno de la próxima semana se aprobará pedir al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana pedirle la competencia y el dinero (un millón de euros) para que sea el ayuntamiento el que construya la pasarela peatonal sobre la N-332. Este paso elevado es fundamental para mejorar la seguridad a la hora de cruzar desde el casco urbano a la estación del tren y las urbanizaciones de Oltà.

La alcaldesa dijo ayer que Calp no va a reducir, como pide el Consell, el consumo energético de las luces de Navidad y de fiestas. Al contrario, reforzará la iluminación festiva en las calles. Además, defendió los «bous al carrer»: «Estoy en contra de prohibir por prohibir. Quien se mete ya sabe a lo que se expone».