El color azul abraza infinitos matices. Las lluvias torrenciales de la madrugada del sábado al domingo, que provocaron que los barrancos que nacen en Benissa y desembocan en Calp bajaran con una cantidad enorme de agua, han dejado en el mar un llamativo fenómeno.

La masa de agua de lluvia, tras asentarse los arrastres de tierra y perder el primer color marrón, ha adquirido un tono azul desleído. Es cian. Su salinidad es más baja. Y "choca" con el agua de intenso color azul marino.

La ondulante línea se dibuja claramente en la bahía calpina. Es un fenómeno sorprendente. El domingo se captaron imágenes espectaculares. El contraste entre ese azul más desvaído y el fuerte azul marino se veía claramente desde las muchas elevaciones que hay en esta bella costa dominada por el imponente Penyal d'Ifac.

10

El temporal de lluvias en València, en imágenes Eduardo Ripoll