Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pinaret dels francesos, el frondoso bosque dejado en herencia a Jesús Pobre

Una placa de hierro colocada hace ahora dos años homenajea a Françoise y Jean Maurice, que al morir legaron a los vecinos una pinada de gran valor natural

Uno de los muros de "pedra seca" de la pinada A. P. F.

Un bosque es una herencia universal. Françoise y Jean Maurice dejaron una última voluntad: que su pinada de 20.000 metros cuadrados de la partida de l’Alqueria de Ferrando fuera para Jesús Pobre y que nunca perdiera su carácter público. Fue un gesto de enorme generosidad. Ha quedado plasmado en una placa de hierro. Ahora hace justo dos años que se colocó. Y ahí figura el nombre del bosque. No podía ser otro. Los vecinos de Jesús Pobre lo conocen como “el Pinaret dels francesos”. La placa rinde homenaje a ese matrimonio de residentes que siempre se negó a especular con esta pinada y que a todas las inmobiliarias que tocaron a su puerta les dijo que no. Ellos sembraron la semilla del altruismo medioambiental. Y su legado echa raíces y es extraordinario.

La placa de homenaje al matrimonio que dejó en herencia a Jesús Pobre el bosque A. P. F.

El Pinaret dels francesos es una pinada bien estructurada y de gran valor botánico en la que abundan también los acebuches, algarrobos, lentiscos, palmitos y la murta. Los pinos tienen altura y no compiten entre ellos. Esta masa forestal (la palabra “masa” no le hace justicia) dista mucho de las pinadas inmaduras en las que los pinos se amontonan y la montaña se hace impenetrable. El Pinaret dels francesos representa un ejemplo de libro del bosque mediterráneo. Frondoso y fresco, es ideal para perderse. Eso sí, la senda no tiene pérdida. Le da la vuelta al bosque.

Es una pinada bien estructurada y de gran valor botánico en la que también abundan los acebuches, algarrobos, lentiscos y la murta

decoration

Hace ahora cuatro años de esta herencia insólita. Eso de legar los terrenos a los vecinos y dejar muy claro que deben ser públicos para siempre (en el testamento figura el requisito de obligado cumplimiento de que no se puedan vender) cuenta con pocos precedentes en la Marina Alta.

Cartel que indica el inicio de la senda que le da la vuelta al bosque A. P. F.

Françoise y Jean Maurice demostraron su amor por Jesús Pobre, el pueblo en el que residieron durante más de 30 años. Sabían que tenían un tesoro. Quisieron preservar para siempre el gran valor natural y paisajístico de una pinada que esconde una preciosa historia de estima por el territorio. Quizás la placa de hierro se quede corta y sea necesario difundir más esta herencia.

La preciosa senda que se adentra en el Pinaret dels francesos A. P. F.

Este bosque linda con el campo de golf de la Sella. Se halla a trasmano y es poco conocido. En estas partidas de Jesús Pobre se ha conservado maravillosamente la esencia rural. Hay numerosas sendas que descubren una naturaleza y un paisaje singulares. Estos bosques forman parte del PORN del Montgó, montaña que queda al otro lado de la carretera que une Xàbia, Jesús Pobre y la Xara. Son umbríos y de pinos adultos de bastante altura. Hay bancales de viñedos que ahora se están recuperando.

Compartir el artículo

stats