La temporada de «l’escaldà» de la uva de moscatel para convertirla en «pansa» ya pasó (es en septiembre), pero cualquier momento es bueno para recrear y reivindicar una tradición tan arraigada en la Marina Alta. Este domingo los agricultores de Llíber escaldarán la uva y también realizarán una demostración de la labranza de siempre. Labrarán la tierra con arados y animales.

Este guiño a la agricultura es uno de los platos fuertes de la primera feria gastronómica de proximidad «El sabor de la Costa Blanca». Llíber, un pequeño pueblo con mucho encanto, recibirá a chefs de prestigio como Miquel Gilabert, del restaurante Mare de Benidoleig (cocinará un plato muy del terruño, la «gamba amb bleda»), o Ferdinando Bernardi, de Casa Bernardi de Benissa. El pescado fresco lo aporta la Lonja de Calp. Entre los bodegueros que acudirán destaca Pepe Mendoza.