La falta de espacio y la nueva instrucción de conselleria ponen en peligro el centro infantil de atención temprana de la Marina Alta

Los profesionales de Ludai, la asociación sin ánimo de lucro de Dénia que gestiona el CDIAT, no pueden ahora llegar a las 7.168 sesiones al año a las que les obliga Igualdad

Laura Llorca y otros profesionales del CDIAT Marina Alta que gestiona la asociación sin ánimo de lucro Ludai

Laura Llorca y otros profesionales del CDIAT Marina Alta que gestiona la asociación sin ánimo de lucro Ludai / A. P. F.

Alfons Padilla

Alfons Padilla

¿Es la atención temprana una cuestión estadística? Los profesionales del Centro de Desarrollo Infantil de Atención Temprana (CDIAT) de la Marina Alta, que gestiona la asociación sin ánimo de lucro de Dénia Ludai, responden con contundencia. La respuesta es "no". La atención temprana a menores de 6 años con trastornos y problemas de desarrollo se mide en otros términos. Hay que escuchar, por ejemplo, a las familias. Las familias han hablado hoy con claridad en la reunión informativa convocada por Ludai en la Casa de Cultura de Dénia. Han subrayado que estos profesionales realizan una labor esencial.

Pues bien, la continuidad del CDIAT Marina Alta Alta, que Ludai puso en funcionamiento en Dénia en 2012, está en peligro. La directora del centro, Laura Llorca, los profesionales que trabajan con ella y la presidenta de Ludai, Maite Cabrera, han explicado que las actuales instalaciones hace tiempo que se quedaron pequeñas. Ahora el problema de falta de espacio se agrava dado que la conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha sacado una nueva instrucción y obliga a los profesionales de este centro público concertado de atención temprana a realizar al año 7.168 sesiones. Si no llegan, está comprometido el concierto del próximo año y el CDIAT podría verse abocado a cerrar.

La falta de espacio es el problema más urgente. A la reunión, además de las familias, han asistido responsables políticos que han tomado buena nota. Estaban, entre otros, el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, el portavoz de Compromís, Rafa Carrió, y la candidata del PP en Dénia, Pepa Font. También han asistido representantes del PP de Gata y de Compromís en Ondara.

Laura Llorca ha explicado que el centro cuenta con 64 plazas concertadas. Ha señalado que los profesionales realizan una atención personalizada. "Cada niño y familia son un mundo", ha indicado. La directora del CDIAT ha apuntado también que el ayuntamiento de Benissa les ha cedido dos aulas y que esto ha sido importantísimo para evitar que las familias de Calp, Benissa o Teulada tuvieran que ir a Dénia y para facilitar también el trabajo de los profesionales. Los profesionales también acuden "al entorno", es decir, a los colegios y domicilios. Y la comarca, con 33 pueblos, no es precisamente pequeña.

Asistentes a la reunión convocada para exponer las dificultades que vive el centro infantil de atención temprana

Asistentes a la reunión convocada para exponer las dificultades que vive el centro infantil de atención temprana / A. P. F.

La instrucción de la conselleria que obliga a realizar al año 7.168 sesiones persigue el objetivo claro de reducir la lista de espera. Establece que solo en casos muy excepcionales y autorizados por la propia conselleria se dé a un niño más de una sesión por semana. Llorca y sus compañeros han señalado que, sin embargo, el equipo de la conselleria que debe dar el visto bueno a las dos sesiones semanales no está creado.

La directora ha afirmado que han alegado contra la instrucción dado que discrepan de reducir a un número, a una mera estadística, la atención temprana. "Nosotros somos los profesionales. Ellos se basarán en la patología, pero somos nosotros los que sabemos las circunstancias de los niños y sus necesidades".

Una madre ha explicado que su hija tiene sordera profunda y que es "gravísimo" que se decida en València y no en el centro al que acude a cuantas sesiones debe ir.

La reunión ha servido para que los profesionales adviertan de la "incertidumbre" en la que ahora se halla este centro y para que las familias subrayen que la atención temprana es esencial para que sus hijos mejoren. Han insistido en que el tratamiento a estas edades (al CDIAT acuden niños hasta los 6 años) evita que se agrave un trastorno de desarrollo.

Los profesionales han insistido en que la prioridad ahora mismo es ampliar espacios y tener más salas para sesiones y así intentar alcanzar las 7.168 que ha establecido la conselleria. Lo primero, han advertido, es salvar este centro abierto en 2012 y que se ha convertido en un recurso imprescindible para la Marina Alta y en una esperanza para madres y padres que quieren que sus hijos superen dificultades de desarrollo.