Fata Morgana: el arte más original se cuela en una peluquería en Xàbia

Chus San Pedro expone en la "Sala" por antonomasia y juega a los espejismos

La acuarela que juega con el efecto "fata morgana"

La acuarela que juega con el efecto "fata morgana" / Levante-EMV

Alfons Padilla

Alfons Padilla

El arte también es ilusionismo. El artista de Xàbia Chus San Pedro juega a los espejos y a los espejismos. Y se divierte. Las salas al uso suelen ser aburridas. Continentes huecos. Pero Chus expone en la "Sala" por antonomasia. En el núcleo de Duanes de la Mar (el puerto), hay una peluquería de caballeros que se llama "Sala". Los Sala son una saga de peluqueros histórica de Xàbia. Pues allí que el artista ha llevado sus acuarelas. Es amigo desde hace muchos años del dueño de este negocio. Y ambos están encantados de que una peluquería, donde siempre hay espejos, se convierta en espacio de arte.

Además, las obras que Chus ha colgado ahora en la "Sala" también recrean efectos ópticos y espejismos. El artista pinta uno de esos grandes mercantes que salen de detrás de la mole de piedra del cabo de Sant Antoni y navegan siempre en dirección sur (es curioso ese viaje unidireccional, sin retorno). Ocurre a veces, que, por el efecto Fata Morgana, esos buques enormes leviten, vuelen sobre la línea del mar. En otras costas la ilusión óptica es incluso más surrealista. La costa que queda a la espalda espejea en el horizonte. Chus imagina ese efecto. La silueta del litoral de Xàbia y del Montgó se dibujan mar adentro. "Sala" atípica y espejos y espejismos en el arte. Este artista de Xàbia se rebela contra la solemnidad y las reglas del arte y contra los monótonos y azules horizontes.