Vivían en Calp y alquilaron un chalé de lujo en Albacete para cultivar marihuana

Lo primero que sorprendió a los investigadores fue que el matrimonio, que no tenía arraigo en la ciudad de Castilla-La Mancha, se diese el capricho de arrendar allí una vivienda de una urbanización de las afueras

Un agente inspecciona una de las salas de cultivo

Un agente inspecciona una de las salas de cultivo / Levante-EMV

Era el mundo al revés. Un matrimonio de origen lituano residente en Calp alquiló un chalé de lujo en Albacete. No tenían arraigo en la ciudad de Castilla-La Mancha y tampoco iban allí a trabajar. ¿Por qué este matrimonio se daba el capricho de arrendar una casa en una urbanización de las afueras de Albacete? ¿Iban allí a pasar las vacaciones? ¿Quizás estaban enamorados del adusto paisaje de la meseta? La respuesta era mucho más prosaica.

En el sótano de ese chalé de lujo, este matrimonio y otros cinco compinches cultivaban marihuana. Utilizaban sofisticada tecnología para acelerar el crecimiento de las plantas. Lograban recolectar los cogollos cada 90 días. Allí mismo los envasaban al vacío.

El negocio ilegal de la marihuana se expande ya a otros horizontes. En la Marina Alta, se han descubierto en los últimos años numerosas plantaciones escondidas en chalés y casas apartadas. Ahora los delincuentes buscan territorios menos trillados.

Los agentes, al irrumpir en el sótano de la marihuana

Los agentes, al irrumpir en el sótano de la marihuana / Levante-EMV

Siete arrestados

La Policía Nacional ha detenido a siete personas como presuntos integrantes de esta banda dedicada al cultivo intensivo de marihuana y su venta en el mercado negro. Los arrestados, entre los que está el citado matrimonio, tienen entre 25 y 62 años y son de origen lituano. Los esposos viajaban de forma esporádica a Albacete, mientras que los otros cinco integrantes de este grupo delictivo llegaron el pasado 20 de febrero para recolectar y transportar una gran cantidad de marihuana cultivada en el sótano del chalé de lujo.

Los agentes se han incautado de 81 kilogramos de cogollos de marihuana en proceso de secado, 331 plantas de marihuana, 3.500 euros en efectivo y todo tipo de efectos e instrumentos utilizados para llevar a cabo el cultivo de esta sustancia.

En la investigación, detenciones y registros han participado agentes de la Policía Nacional adscritos a los Grupos de Estupefacientes de Albacete y Alicante, así como de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de Albacete.