Más medidas contra la masificación en las calas de Xàbia: freno a los kayaks y contador de plazas para aparcar

Los carteles advierten de que los aficionados y las empresas de kayak y paddle surf solo pueden acceder a la Granadella con autorización

Cartel que advierte de las limitaciones a los usuarios y empresas de kayak y paddle surf

Cartel que advierte de las limitaciones a los usuarios y empresas de kayak y paddle surf / A. P. F.

Alfons Padilla

Alfons Padilla

Más medidas contra la masificación en las dos calas de Xàbia, la de la Granadella y el Portitxol (Barraca), que atraen cada verano (y primaver y otoño) a miles de bañistas. El ayuntamiento ha colocado en la carretera que baja a la Granadella varios carteles que advierten de que la moda del kayak y el paddle surf tiene aquí limitaciones. No se puede llegar por las buenas y organizar una excursión por el mar. Xàbia no quiere empresas que improvisen salidas al mar. Y también aplica la misma restricción a los aficionados a remar que van por libre. El cartel es claro: "Solo acceso con autorización". Las empresas de turismo activo y los particulares deberán pedir permiso para "zarpar" desde la Granadella en kayak o tabla.

Marcador luminoso de plazas de aparcamiento libres

Marcador luminoso de plazas de aparcamiento libres / A. P. F.

No es la única novedad para evitar la masificación en estas dos calas. El consistorio también han colocado en el inicio de los viales que bajan al Portitxol y la Granadella marcadores luminosos de las plazas de aparcamiento. Recurre a la tecnología para tratar de sacudirle coches a este bello litoral. Los marcadores indicarán si hay plazas libres.

El luminoso de la Barraca que indica las plazas libres

El luminoso de la Barraca que indica las plazas libres / A. P. F.

Es previsible que en los fines de semana de junio y durante todo el mes de julio y agosto ya de buena mañana se agote el espacio para estacionar y el luminoso se ponga en rojo y deje claro que mejor no aventurarse con el coche carretera abajo. Los turistas se encontrarán luego la barrera echada y no podrán pasar. Además, en estas dos calas hay "tasa antimasificación": tarifa fija de 9 euros por aparcar.

Evitar colapso y colas

El marcador trata de evitar que en la barrera se formen colas y atascos. En la Barraca, la salida es fácil: se desvía a los coches calle arriba. Pero en la Granadella los conductores llegan a la barrera y tienen que dar la vuelta. Mientras maniobran, se suele formar un atasco de aúpa.