Los 14 antifascistas de Pego no irán a la cárcel: la Fiscalía rebaja de 8 años a 9 meses la pena de prisión

Los jóvenes han llegado a un acuerdo y se han declarado culpables de los disturbios ocurridos mientras la Guardia Civil sacaba a un grupo neonazi del campo de fútbol

La Fiscalía ha rebajado las penas al entender que concurren las atenuantes de dilaciones indebidas y de reparación del daño, al haberse pagado las indemnizaciones

Los jóvenes sostienen una pancarta ante la Audiencia de Alicante

Los jóvenes sostienen una pancarta ante la Audiencia de Alicante / J. A. Martínez

J. A. Martínez

J. A. Martínez

El juicio a 14 jóvenes antifascistas de Pegose ha saldado con un acuerdo con el que no tendrán que entrar en prisión. Todos ellos se han declarado culpables está mañana en la Audiencia Provincial de Alicante, mientras medio centenar de personas se concentraba frente a la sede judicial para apoyarles. El grupo ha sido recibido con aplausos tanto a la entrada como a la salida, sobre todo una vez que cerrado el acuerdo se confirmaba que no iban a entrar en prisión. Los jóvenes estaban acusados de desórdenes públicos, lesiones y atentado a agentes de la autoridad. Dentro de la Audiencia había un gran despliegue de las Fuerzas de Seguridad, tanto de la USESIC de la Guardia Civil como la UPR de la Policía Nacional, con limitaciones en el acceso al edificio para evitar incidentes.

Maria Josep Martínez, una de las defensas del proceso, ha destacado que de las penas que se reclamaban de hasta ocho años de cárcel con este acuerdo se ha bajado hasta los nueve meses de prisión. Una circunstancia que a su juicio evidencia que las penas que se pedían eran desproporcionadas, al tiempo que destacaba la ausencia del grupo de ultraderecha en el banquillo contra quienes no sé habían abierto diligencias penales. La Fiscalía ha rebajado las penas al entender que concurren las atenuantes de dilaciones indebidas y de reparación del daño, al haberse pagado las indemnizaciones. La vista apenas ha durado diez minutos y en ella los acusados se han limitado a expresar su conformidad con el acuerdo. La sala ha dictado sentencia in voce y considera que la resolución ya es firme y contra ella no cabe recurso alguno.

Abrazos tras alcanzarse el acuerdo y saber que los jóvenes de Pego no entrarán en la cárcel

Abrazos tras alcanzarse el acuerdo y saber que los jóvenes de Pego no entrarán en la cárcel / J. A. Martínez

Según la acusación del Ministerio Público, los 14 acusados estaban entre un centenar de personas de Antifeixistes de Pego que se congregaron junto al campo de fútbol por la presencia en el interior del estadio de 22 aficionados ultras del Gandia CF. Los jóvenes concentrados comenzaron a «proclamar gritos y amenazas» contra ellos, con frases como "aquí estamos los antifascistas, nazis de mierda, os vais a enterar".

"No pasarán": el grito de los antifascistas de Pego ante la Audiencia de Alicante

J. A. Martínez

Los directivos del Pego CF acordaron cerrar las puertas del estadio en el descanso para evitar altercados. Al finalizar el partido, los concentrados se colocaron en los dos accesos al campo y dificultaron «en actitud violenta» la salida de jugadores y resto de miembros de los dos equipos, así como de los hinchas.

Agentes de la Policía Local de Pego y del Puesto de la Guardia Civil acudieron al campo y escoltaron a los jugadores y cuerpo técnico del Gandia para que llegaran al autobús del equipo. Por contra, los 22 aficionados de ultraderecha se quedaron dentro del estadio para evitar el enfrentamiento con el grupo de antifascistas de Pego, «debido a la actitud y la situación violenta creada por estos en el exterior», señala la Fiscalía. Un guardia civil intentó mediar con el grupo concentrado en el exterior del campo y uno de los 14 acusados se dirigió al agente con expresiones como «los nazis esos han venido a provocarnos a Pego, somos un pueblo antifascistas, de aquí no se irán sin consecuencias». Este acusado, añade el Ministerio Público, siguió agitando al resto de miembros de su grupo: «Los vamos a matar, de aquí no se van a ir, esos nazis nos han provocado». Ante este aumento de la inseguridad los agentes decidieron refugiarse dentro del campo y avisaron a la USECIC, la unidad antidisturbios, para que los auxiliara en el desalojo.

Altercado

Una docena de antidisturbios llegaron a las 9 de la noche en varios vehículos. Los agentes se encontraron la vía de acceso al campo cortada por el grupo de antifascistas. Según el fiscal, comenzaron a lanzar piedras y objetos contundentes contra los vehículos y a proferir insultos como «antidisturbios hijos de puta, os vamos a reventar, fascistas de mierda, fuera de Pego».

Varios agentes se colocaron sus medios de protección y se bajaron para abrir un pasillo entre la multitud con el fin de llegar hasta el interior del campo. Les lanzaron piedras, adoquines, botellas de cristal y tapas de alcantarilla. Al final decidieron replegarse y refugiarse dentro del campo, aunque les colocaron contenedores a modo de barricada para intentar impedirlo y siguieron lanzándoles objetos. Una vez cerraron las puertas, esperaron hasta que se calmó la situación poco antes de las 23 horas y escoltaron a los aficionados ultras del Gandia hasta sus vehículos.

La Fiscalía sostiene que estos 14 acusados participaron activamente en los hechos. Asimismo, indica que dos procesados trataron de amedrentar al alcalde de Pego cuando salió a calmar la situación y le dijeron frases amenazantes como «vigila tu moto a ver si te hacemos un Carrero Blanco y sales por los aires».