Las "puertas anticaravanas" llegan a la Granadella de Xàbia

El ayuntamiento coloca travesaños en el acceso a la pequeña área recreativa que está justo antes de llegar a la cala

Las puertas anticaravanas instaladas en el acceso al área recreativa de la Granadella

Las puertas anticaravanas instaladas en el acceso al área recreativa de la Granadella / A. P. F.

Alfons Padilla

Alfons Padilla

Xàbia le ha cogido afición a las puertas. Va a más el experimento del Primer Muntayar, en cuyos dos aparcamientos públicos pegados al mar (uno está junto a la desembocadura del río Gorgos y otro junto al Parador de Turismo) el ayuntamiento ha colocado las primeras "puertas anticaravanas". Las "puertas" han llegado ahora a la cala de la Granadella. El consistorio pone el listón "muy bajo" al turismo de caravanas. Tan bajo que resulta imposible que estos vehículos rebasen las puertas. El travesaño está a una altura de dos metros y 10 centímetros.

Las "puertas anticaravanas" han dado resultado en el Primer Muntanyar. Estos aparcamientos en la orilla del mar han quedado libres de caravanas. Los vecinos y turistas que se quejaban, ya que estos vehículos invadían la primera línea y les impedían disfrutar del paisaje, pasean y atisban un horizonte más o menos despejado.

El travesaño está a dos metros y diez centímetros

El travesaño está a dos metros y diez centímetros / A. P. F.

Área recreativa

En el ayuntamiento están convencidos de que las "puertas anticaravanas" han funcionado como antídoto para impedir que las caravanas campen a sus anchas. Ahora el consistorio ha recurrido a este sistema en la Granadella. Ha colocado puertas en el acceso a una pequeña área recreativa que está justo antes de llegar a la cala. Se había convertido en lugar habitual de estacionamiento de caravanas y furgonetas camper. El lugar es precioso. Está en una frondosa pinada y hay una senda que lleva directamente a través del bosque hasta la orilla del mar.