Nuevos negocios con esencia en el centro histórico de Xàbia

La artesanía tira del carro de la revitalización del Carrer Major, en el meollo del núcleo gótico

La casa de traza gótica que ahora se ha restaurado en el Carrer Major de Xàbia

La casa de traza gótica que ahora se ha restaurado en el Carrer Major de Xàbia / A. P. F.

Alfons Padilla

Alfons Padilla

El centro histórico de Xàbia deja atrás aquel tiempo no tan lejano en el que las casas de traza gótica amenazaban ruina y los pequeños comercios cerraban sin remedio. El casco antiguo despierta. Hay grandes proyectos privados que alientan la revitalización: el del futuro hotel de la Casa dels Bolufers, una de las grandes joyas de la arquitectura de la burguesía de la pasa de la Marina Alta (las obras de rehabilitación comenzarán en los próximos meses), o la restauración del palacete de 1850 de la Casa d’Arnauda o de la Senyoreta Josefina (destaca su torre roja).

El ayuntamiento también tiene que poner, claro está, de su parte. Ahora ha anunciado que la Diputación de Alicante le ha concedido una subvención de 929.924 para salvar de la ruina la Casa dels Xolbi, del siglo XV. Las obras suben a 2,1 millones.

Belén Adamo, en su tienda de cerámica y grabados

Belén Adamo, en su tienda de cerámica y grabados / A. P. F.

Pero, además, hay otras iniciativas más humildes que tiran del carro. En el centro histórico, se vuelven a abrir negocios. Resurge el pequeño comercio a pie de calle. Eso sí, las nuevas tiendas son muy especiales. La artesanía echa raíces.

Los tarros con los pigmentos

Los tarros con los pigmentos / A. P. F.

«Cuando descubrí este lugar, pensé que era justo lo que iba buscando. La restauración que ha realizado el propietario es muy bella», afirma Belén Adamo, que es ceramista y grabadora. Ella ha abierto «Paraíso Prints», una luminosa tiendecita en la que exhibe y vende lo que crea con sus manos.

Nuevas restauraciones: se está sacando a la luz la piedra tosca, pero también se reivindica la tradición de enjalbegar las fachadas"

Este negocio está en una casa del Carrer Major recientemente restaurada. Las rehabilitaciones que se están llevando a cabo en el centro histórico renuevan la tradición arquitectónica. Se está sacando a la luz la piedra tosca, pero también se reivindica la tradición de enjalbegar las fachadas. En esta casa del Carrer Major, el blanco aparece en los marcos y las zapatas de los balcones, en un tramo de debajo del alero, en el intradós del arco gótico adintelado y en un atisbo de zócalo. Esa combinación de la tosca y el blanco es una solución estética original y armoniosa.

Belén Adamo vivía con su pareja y sus hijos en California. Se mudaron a Orba. Belén no conocía la historia alfarera de este pueblo. Fue una felicísima casualidad que esta artesana llegara a la cuna de la tradición del barro en la Marina Alta. Allí tiene el taller en el que modela sus bellas piezas de cerámica y estampa los grabados. Hace unos meses empezó a buscar un local donde mostrar unos trabajos artesanales que por su singularidad tienen naturaleza de arte.

En busca de la esencia

Belén es, por decirlo de alguna forma, una zahorí de las esencias. Recorre los parajes más bellos de Xàbia, Alicante y València y les extrae el color. En unos tarritos, guarda un polvo con textura de talco que ha quintaesenciado de las rocas características de cada lugar. Tiene colores de la cala del Tangó y del Portitxol de Xàbia, del Castellet de Orba, de la Vall de Laguar, de AgostXixona... Son tonalidades tenues. Van del almagre al blanco. Ese polvo natural lo utiliza como pigmento para los grabados o para colorear sus cerámicas.

Belén observa el paisaje con ojos de artista y geóloga. Luego traslada esa esencia a sus obras. «Todo el proceso es muy natural. El resultado es piezas orgánicas y únicas», explica.

Y, claro, esa artesanía esencial donde mejor arraiga es en un centro histórico como el de Xàbia.