La cala del Moraig de Benitatxell roza el lleno y estrena chiringuito

La afluencia de bañistas ya fue notable este fin de semana, pero todavía era posible encontrar plaza en el aparcamiento regulado

Una novedad de este verano es el quiosco que está justo antes de la empinadísima bajada a la playa

Imagen tomada este domingo de la cala del Moraig

Imagen tomada este domingo de la cala del Moraig / A. P. F.

Alfons Padilla

Alfons Padilla

El Moraig es una de las calas de moda de la Comunitat Valenciana. Esta playa del Poble Nou de Benitatxell, delimitada por la Cova dels Arcs y el Morro Falquí (imponentes acantilados) tiene muchísimo tirón. El ayuntamiento, para evitar la masificación, puso en marcha algo más de un año un sistema de control de aparcamiento. Los bañistas tienen que reservar y pagar 12 euros. El sistema les indica si hay plazas para dejar el coche. Si el aparcamiento está a tope, estos turistas ya saben que pueden ahorrarse el viaje.

El chiringuito situado en el aparcamiento del Moraig

El chiringuito situado en el aparcamiento del Moraig / A. P. F.

Los fines de semana de junio ya son de gran afluencia a las calas. La del Moraig ha rozado este sábado y domingo el lleno. Todavía se podía encontrar plaza. Pero los bañistas más rezagados, los que llegan a mediodía, ya tenían que aparcar bastante arriba. Con la regulación del aparcamiento, esta cala ha logrado mitigar la masificación.

La empinadísima bajada (subida tras el agotador día de mar) de la cala del Moraig

La empinadísima bajada (subida tras el agotador día de mar) de la cala del Moraig / A. P. F.

Vuelve el chiringuito

Una novedad de este verano es que hay un chiringuito. Hace años estos negocios (se montaban dos) estaban a pie de playa. Pero, al declararse playa natural, Costas ya no permitió montarlos. El quiosco está ahora en el aparcamiento, justo antes de la empinadísima bajada que lleva a la cala. Son, sobre todo, los bañistas que suben tras el agotador día de mar los que se van derechos al chiringuito a aplacar la sed.

El Moraig es el paraíso. El imponente paisaje de acantilados maravilla a los bañistas.