CASA MEUA ÉS CASA TEUA

Cerveseria Rei Jaume de Pedreguer, el templo de la barra y el “rebossaet” desde 1965

Antonia y Juan Antonio abrieron el Bar Central, ahora Rei Jaume, en una Fira de la Puríssima de hace 59 años; al principio también fue pensión

Sus “picadetes” con productos de temporada siempre han triunfado

Primero Antonia y ahora su hijo Juan Salvador han sabido darle a su cocina un perfecto toque de mar

La preciosa fachada de la Cerveseria Rei Jaume de Pedreguer

La preciosa fachada de la Cerveseria Rei Jaume de Pedreguer / A. P. F.

Alfons Padilla

Alfons Padilla

Ahora que está tan de moda la tempura hay que reivindicar estos “rebossaets” que son un velo fino y crujiente. Antonia se ganó a los vecinos de Pedreguer (y de la Marina Alta) con sus “rebossats” de pescado. Su técnica era perfecta. Sabía darle el punto crepitante a este bocado que tiene su intríngulis. Encontrar un buen rebozado es complicadísimo. El secreto ha pasado de Antonia, ya jubilada (y más que merecidamente), a su hijo Juan Salvador, quien ahora está a los fogones de la histórica Cerveseria Rei Jaume de Pedreguer.

Este bar-restaurante, que abrieron en 1965 el matrimonio de Antonia y Juan Antonio Gilabert, está en la Plaça Major, junto a Els Pòrxens. Este es el meollo de la vida social de Pedreguer. Rei Jaume es el templo de la barra y les “picadetes”. Es verdad, como explica Alejandro David Gilabert, hijo también de los fundadores, que los tiempos han cambiado y que ahora los clientes prefieren sentarse y degustar en la mesa las mismas y deliciosas tapas de siempre. Esa cultura gastronómica de compartir, de los platos al centro y de “picar” permanece. En 59 años el negocio se ha renovado, es evidente. Las reformas (una importante en el 83 y la última hace unos meses) han preservado la esencia y han introducido un aire más moderno en un local con muchísima historia en Pedreguer y la comarca. Perdura, y esa es la clave, el espíritu de la amistad y de charlar y disfrutar del concepto de cervecería. Eso sí, hoy Rei Jaume es también un excelente restaurante. El arroz de pulpo y alcachofa que cocina Juan Salvador, exquisito, deja claro que este negocio ha evolucionado y ofrece platos para sentarse y saborearlos con calma.

Alejandro, junto a la mítica barra de la Cerverseria Rei Jaume de Pedreguer

Alejandro, junto a la mítica barra de la Cerverseria Rei Jaume de Pedreguer / A. P. F.

Alejandro recuerda que este local se llamó al principio, cuando lo abrieron sus padres, Bar Central y fue también pensión. Pedreguer vivía entonces un momento muy boyante. Se hacían obras públicas de asfaltado o de alcantarillado. Venían trabajadores de fuera y se quedaban en la pensión. Antonia y Juan Antonio abrieron el bar en la Fira de la Puríssima (8 de diciembre). Antonia era una cocinera excepcional. Sus “picadetes” conquistaron a los vecinos, que se arremolinaban en la barra y se relamían con tapas como la del “guisaet de faves seques”. El “rebossaet” y las croquetas caseras de jamón y bacalao eran otras de sus especialidades. Además, su cocina tenía siempre un toque de mar. Esa cocina con aire marinero sigue viva en Rei Jaume. “Estos días hemos tenido atún fresco. Nos traen pescado de temporada. La pescadera del pueblo enseñó a mi madre a elaborar platos como el ‘capellà torrat’ y forman parte de lo que es este bar. En Pedreguer, aunque no estamos en el litoral, nos gusta mucho esa cocina marinera”, explica Alejandro.

Tarjeta de aquel primer Bar Central que abrieron Antonia y Juan Antonio Gilabert

Tarjeta de aquel primer Bar Central que abrieron Antonia y Juan Antonio Gilabert / Levante-EMV

Esta familia ha trabajado mucho para sacar adelante este negocio. Antonia se ha pasado la vida en los fogones. La cocina le apasiona. Su talento para las “picadetes”, platos sencillos que, seguramente, son los más difíciles (encontrar el punto exacto es complicadísimo), ha conquistado a los vecinos.

Alejandro explica que decidieron llamar al negocio Rei Jaume por un grifo de cerveza que estaba coronado con el busto del “Conqueridor”.

Fotografía de hace unos años de la familia Gilabert

Fotografía de hace unos años de la familia Gilabert / Levante-EMV

Próxima parada de "Casa Meua..."

Esta cervecería que encarna la cultura de barra y de “picadeta” es la próxima parada de “Casa Meua és Casa Teua”, el imprescindible homenaje a las familias de la hostelería de la Marina Alta que tributan Els Magazinos de Dénia (la familia Cervera) y Cerveza Turia. Será este jueves. La cosa promete. Se servirán, entre otros platos, ensaladilla amb pilotes de polp, ravioli, el mítico rebossat, sang amb ceba… Va a ser una de esas noches memorables que depara “Casa Meua…” Hospitalidad, gastronomía auténtica y casera, amistad, homenaje y todo en el “rovellet” de Pedreguer, en la Plaça Major de uno de esos pueblos en los que el bar mantiene el viejo encanto de la tertulia, la vida social y la sana camaradería.