La Policía de Xàbia y la Guardia Civil evitan que se okupe un chalé en la Granadella

Un vecino que está en contacto con los propietarios avisó de que unos intrusos intentaban colarse en la vivienda

Los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil evitaron que los intrusos okuparan el chalé

Los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil evitaron que los intrusos okuparan el chalé / Levante-EMV

Alfons Padilla

Alfons Padilla

Hay okupas que buscan más que un techo. En este caso, le echaron el ojo a un chalé con jardín, piscina (está sin agua, eso sí) y vistas al mar que se halla en el inicio de la carretera que baja a la cala de la Granadella de Xàbia.

La reacción inmediata de un vecino y la rápida intervención de la Policía Local y la Guardia Civil evitaron ayer domingo que los intrusos se colaran en el citado chalé y se establecieran a cuerpo de rey.

El vecino avisó rápidamente. Le escamó que unos desconocidos trataran de colarse en esta casa de la urbanización Costa Nova. Él mantiene el contacto con los propietarios. Los dueños hace bastante tiempo que, por cuestiones familiares, no pueden viajar a Xàbia y disfrutar de una vivienda que no han querido alquilar ni vender ya que les trae muchísimos buenos recuerdos.

El chalé en el que trataron de colarse los okupas

El chalé en el que trataron de colarse los okupas / A. P. F.

Los agentes le preguntaron a los intrusos qué pretendían al entrar en el chalé. Estos farfullaron una excusa peregrina y prendida con pinzas. "Prendida", sí. Dijeron que habían visto clavado en un árbol un cartel que anunciaba que esta vivienda se alquilaba y que habían contactado con los dueños. El vecino se puso en contacto de inmediato con los propietarios y confirmó que ellos no habían arrendado la casa.

A un paso de la cala de la Granadella

Los agentes ya no tuvieron dudas: estaban ante un intento de okupación de un chalé que, aunque lleva un tiempo cerrado y deshabitado, se halla en uno de los lugares más deseados de Xàbia. Tiene vistas al mar y está a un paso de la Granadella.

Todo apunta a que los intrusos han estado merodeando por la zona y se cercioraron de que en el chalé ahora mismo no vivía nadie. Que el vecino estuviera atento y sospechara de que los okupas intentaban agenciarse la vivienda le ha evitado a los propietarios el disgusto de que les invadieran una casa a la que le tienen un fuerte apego sentimental.