26 de marzo de 2012
26.03.2012

El nuevo marco laboral

La reforma laboral aprobada por el Gobierno constituye uno de los cambios más radicales de las relaciones entre empresas y representantes de los últimos años

04.05.2012 | 12:24

La nueva reforma laboral, que ya fue calificada en su día por el ministro de Economía, Luís de Guindos, de «extremadamente agresiva» y de la que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo que le iba a costar una «huelga general», presenta numerosas modificaciones y desregulaciones en relación con la aprobada por el anterior Ejecutivo de José Luís Rodríguez Zapatero en junio de 2010.

DESPIDO OBJETIVO
Uno de los elementos del nuevo modelo de relaciones laborales que más polémica ha desatado ha sido el del despido objetivo, que desde la publicación del decreto ha quedado en 20 días por año trabajado con un tope de 12 mensualidades, que ahora se puede ejecutar cuando la empresa justifique una disminución de los ingresos o las ventas, una situación económica negativa o la existencia de pérdidas actuales o previstas durante un periodo de tres trimestres consecutivos. La concreción de estos requisitos limita el ámbito de subjetividad de los magistrados a la hora de interpretar los datos que facilitan las empresas. De hecho, desde la patronal CEOE se ha llegado a estimar que la nueva regulación hará que los jueces de lo social declaren el 80 % de los despidos que lleguen a sus manos como procedentes, lo que significa la indemnización de 20 días por año trabajado.

EXPEDIENTES DE REGULACIÓN
En el caso de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) desaparece la exigencia de una autorización administrativa previa, como sucedía hasta ahora, La nueva reforma también tiene sus consecuencias en el sector público, ya que abre la posibilidad a sus organismos y entidades a redimensionar las plantillas invocando causas económicas, organizativas, técnicas o de producción. También podrán llevar a cabo los despidos con indemnizaciones de 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 meses para el personal laboral o eventual.

En el caso de que el expediente de regulación acabe en los juzgados, las sentencias no podrán ser recurridas ante el Tribunal Supremo cuando afecten a menos de medio centenar de trabajadores. Por otro lado, también se reforma en parte la ley Reguladora de la Jurisdicción Social para agilizar lo procedimientos judiciales en los casos de demandas contra despidos colectivos para que estén resueltas en un plazo máximo de dos meses.

También se contempla que para los despidos colectivos que afecten a más de un centenar de trabajadores , las empresas estén obligadas a articular un plan de recolocación externa de los empleados diseñado para un periodo mínimo de seis meses.

DE 45 A 33 DÍAS
Otro de los aspectos más controvertidos del nuevo marco laboral es la rebaja de 45 a 33 días por año trabajado de indemnización para los contratos con despido improcedente. Desde la entrada en vigor, a principios de febrero, de la reforma, todos los contratos fijos pasan a tener una indemnización de 33 días por año trabajado con un límite de 42 mensualidades, en el caso de despido improcedente.

CONVENIOS DE EMPRESA
Sin duda, una de las mayores novedades implantadas por el nuevo Gobierno está relacionada con los convenios y la negociación colectiva. El real decreto prioriza los acuerdos de empresa sobre los sectoriales, lo que supone un cambio radical en las relaciones entre los agentes sociales. Y no sólo por esta premisa, sino porque el nuevo escenario, además, facilita«a las empresas en dificultades», que dejen de aplicar los conveni0s —condiciones de trabajo y salariales— de ámbito superior durante un periodo determinado. En esta última situación, si existe desacuerdo entre la empresa y los sindicatos se podrá recurrir a una resolución extrajudicial o a la Comisión Consultiva de Convenios Colectivos, que deberá nombrar un árbitro que resuelva el conflicto en un plazo de 25 días. Por otra parte, se consagra además una reivindicación histórica de la patronal, que el es fin de la ultraactividad de los convenios colectivos, lo que significa que una vez que se haya denunciado el acuerdo, la empresa y los sindicatos tienen un plazo de dos años para firmar un nuevo convenio, y en el caso de sea imposible, el anterior dejará de tener validez, contrariamente a lo que sucedía hasta ahora.

REORGANIZACIÓN DEL TRABAJO
Otro de los aspectos novedosos del nuevo marco es el que faculta a las empresas , siempre que existan «probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción», en aras de «mejorar la competitividad» a modificar de forma sustancial las condiciones de empleo y salariales de los trabajadores. Cuando estos cambios afecten a la mayor parte de la plantilla, se tiene que abrir un periodo de negociación con los representantes de los trabajadores no superior a los quince días. Si no hay acuerdo, las reformas entrarán en vigor siete días después de ser comunicadas a los trabajadores, que en caso de discrepancia podrán acudir a la vía judicial por la vía de conflicto colectivo.

Si los cambios aprobados afectan a una parte menor de la plantilla, los afectados tienen la opción de rescindir su contrato con una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de nueve mensualidades.

Más facilidades para las pymes
La nueva reforma laboral, con el fin de fomentar la contratación indefinida entre los jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 30 años, contempla unas bonificaciones que pueden alcanzar los 3.600 euros en el plazo de tres años. También se impulsa el contrato de formación y aprendizaje, elevándose la edad para suscribirlo hasta los 30 años hasta que la tasa de desempleo descienda del 15 %. Tras agotar el periodo de formación en una actividad, el trabajador podría utilizar la misma modalidad de contrato en otras actividades de formación dentro de la misma empresa, si esta dispone «de instalaciones y personal adecuados». Las bonificaciones para los parados mayores de 45 años de larga duración —estar desempleado 12 de los últimos 18 meses— podrían alcanzar los 4.500 euros a lo largo de tres años.

También se crean medidas específicas para mejorar la contratación en las pymes, mediante la creación de un contrato indefinido que gozará de una indemnización de 3.000 euros por un primer empleado menor de treinta años siempre que la empresa tenga menos de 50 trabajadores. Los desempleados, además, podrán compatibilizar el sueldo del nuevo contrato con el 25 % de la prestación de desempleo durante un periodo de doce meses.En este caso, la pyme se ahorraría la parte correspondiente del salario, pero el trabajador perdería también las cantidades utilizadas en posteriores prestaciones de desempleo. emv valencia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Juegos online - Crucigrama
Enlaces recomendados: Premios Cine