Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión | Tralla

Puertas giratorias y universidad

El Ibex35 cumplió el pasado 14 de enero 25 años pero en el selectivo de referencia en España este aniversario ha pasado de puntillas

El Ibex35 cumplió el pasado 14 de enero 25 años pero en el selectivo de referencia en España este aniversario ha pasado de puntillas. Con motivo de la efeméride, el sociólogo Rubén Juste (Toledo, 1985) ha publicado Ibex35: una historia herética del poder en España (Capitán Swing, 2017), un libro que radiografía las relaciones de poder entre políticos y grandes empresas españoles. Un manual de puertas giratorias que ayuda a entender muchas decisiones empresariales y políticas en una y otra trinchera.

Juste evidencia relaciones vergonzantes entre políticos, funcionarios del Estado y grandes empresas desde su fundación y en todos y cada uno de los gobiernos de España, desde Felipe González -con Carlos Solchaga de urdidor- a Mariano Rajoy, pasando por José Luis Rodríguez Zapatero y José María Aznar.

En la época de Solchaga, 138 de los 486 consejeros de las empresas del Ibex35 -el 28 %- procedían de la administración. Los socialistas permitieron la convivencia entre los miembros del PSOE, los prohombres vinculados a la Casa Real y políticos franquistas, que se sumaron a la causa democrática sin solución de continuidad.

Con Aznar conviven dos familias, la burguesía financiera franquista de los bancos -que rivalizaba con Mario Conde- y las grandes constructoras que se beneficiaron de la desindustrialización y las privatizaciones impulsadas por los políticos. Amigos personales de Aznar que entraron en esta rueda fueron Juan Villalonga, César Alierta o Alfonso Cortina.

La llegada de Zapatero, según el sociólogo, redujo las puertas giratorias pero en 2010 con «el gran cambio» se produjo una «toma» del Gobierno por parte del Ibex 35. Es el momento en que más exministros del Ejecutivo formaban parte de los consejos de administración. Hasta 17 asesoraban a las grandes empresas con la exministra de Economía Elena Salgado como punta de lanza. Con Rajoy, la situación ha continuado y no parece que menguará.

Este libro viene a avalar científicamente las denuncias de la ciudadanía por esta connivencia entre poder político y económico. Y ha calado, aunque no sé si ha servido para entender bien la película. Con el afán de evitar estas puertas giratorias, las Corts Valencianes han impulsado la ley de incompatibilidad de cargos no electos, que cierra la puerta para poder trabajar en un plazo de tres años en una empresa del sector relacionada con las competencias del cargo ocupado.

Esta medida puede parecer razonable, pero la realidad es que el efecto que provoca es que ninguna persona del sector privado quiera asumir un puesto de responsabilidad en la administración autonómica. Así, en lugar de prohibir trabajar en las empresas a las que haya podido beneficiar, se fija todo el sector. ¿Qué conseller de Economía podrá volver a trabajar en cualquier empresa después de ejercer el cargo? Sólo si es funcionario tiene garantizado el regreso al mercado laboral.

Este tipo de normativas, que no afectan al Ibex 35 -donde es un escándalo-, frenan la entrada de talento externo a la administración. El Consell está formado por funcionarios, políticos profesionales y profesores de universidad.

Estos últimos sí que se han garantizado su supervivencia profesional durante el ejercicio de su cargo. La ley permite a los altos cargos del Consell continuar con sus labores de docencia universitaria. Secretarios autonómicos como José María Vidal ya están pidiendo la bula para impartir lecciones en la Universidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats