Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Carbonell: "¿Pequeños para seguir? En Alemania hay decenas de cajas como nosotros"

El presidente de Caixa Ontinyent no teme al futuro. Duda de la política del Banco de España de fomentar la concentración bancaria. «Estamos por encima de las exigencias de capital, tenemos el capital principal asegurado y estamos reduciendo la morosidad», recuerda para justificar que no se fusionarán con otra entidad. La caja valenciana se encuentra en plena expansión «mancha de aceite».

El presidente de Caixa Ontinyent, Antonio Carbonell.

El presidente de Caixa Ontinyent, Antonio Carbonell. Germán Caballero

Tras la el tsunami económico que cambió para siempre el panorama financiero de España tan solo han sobrevivido los grandes bancos y las cajas bancarizadas rescatadas. En ese panorama de derrumbes y cadáveres bancarios emergieron dos pequeñas entidades que se salvaron de la quema, la balear Caixa Pollença y la valenciana Caixa Ontinyent. La última caja de ahorros patria ganó en 2016 un 24 % más y está en plena política de expansión. Su presidente, Antonio Carbonell, fue reelegido el pasado 14 de julio y reflexiona para El Mercantil Valenciano sobre el pasado, el presente y el futuro de la entidad.

P Caixa Ontinyent está en pleno proceso de expansión. Salen de su zona de confort de las comarcas centrales y miran al exterior. ¿Hasta dónde quieren llegar?

R No es una política de abrir oficinas y salir, porque la nueva ley de cajas no nos deja salir del ámbito de la provincia y sus colindantes. Estamos en Valencia, Oliva, Xàtiva o Gandia... y en Alicante en Muro de Alcoy y Alcoi y hemos abierto ahora en Ibi. ¿Por qué? Por el eje económico Ontinyent-Alcoi-Ibi. Además tenemos tres oficinas en València, dos de ellas abiertas desde 2013. Pero la expansión debe venir por internet. Y ahí estamos invirtiendo mucho. Una expansión en mancha de aceite y poco a poco.

P Las cajas tenían como razón de ser la obra social. Sólo quedan dos en toda España. ¿Sigue siendo fundamental para Caixa Ontinyent la obra social?

R Para mí es fundamental. Tenemos 24 centros: residencias de discapacitados, de menores, de Alzheimer, de mayores... Lo que más me llama la atención es la fundación universitaria. En poco tiempo hemos conseguido para la subsede de la Universitat de València en Ontinyent las titulaciones de ADE, Ciencias de la Actividad Física y Deporte, Magisterio y este año empieza Enfermería. Gracias al rector Esteban Morcillo, al alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, y a la fundación hemos conseguido una carrera más. Estamos encantados. Tenemos nuestro centro cultural para hacer exposiciones, conferencias...

P Un centro que ayuda a la dinamización de la zona...

R Se ha convertido en un centro muy emblemático que está en la calle principal de Ontinyent. Ahora vamos a crear la fundación porque tenemos una obra social muy fuerte pero no teníamos el instrumento.

P ¿Cuál fue el secreto para que Caixa Ontinyent no acabara desapareciendo o convertida en banco?

R Hubo un intento de que nos absorbiera Bancaja, pero en el consejo de administración nos negamos. Le pregunté al director general si podíamos seguir en solitario, porque daba un poco de miedo con todo lo que estaba sucediendo, y me contestó que sí. ¿Cuál fue el secreto? Éramos pequeños por lo que no estábamos en el foco, no nos habíamos metido en ladrillo, la morosidad estaba controlada, teníamos capital, en definitiva, estábamos bien gestionados.

P ¿Por qué no entraron en el ladrillo cuando lo hizo todo el mundo?

R Caixa Ontinyent ha actuado como entidad financiera muy pura, y como entidad financiera se ha dedicado a operaciones crediticias. No a especular. Jamás.

P ¿Esa insistencia del Banco de España de crear entidades financieras más grandes no les preocupa? Va en contra de su filosofía. ¿Podrán sobrevivir?

Podremos. Esperamos. Estamos seguros. En la CECA represento a Caixa Ontinyent. Me he dado cuenta de que el Banco de España debe ceñirse a las ordenanzas del Banco Central Europeo. Sin embargo, en Alemania hay decenas de cajas de nuestro tamaño. ¿Por qué no hemos de continuar nosotros? Estamos por encima de las exigencias de capital. Tenemos el capital principal asegurado. Estamos reduciendo la morosidad. Y si tenemos es porque no hemos vendido activos tóxicos a fondos buitre. Somos honrados y vendemos a justiprecio. Porque no nos hace falta capital extra.

P ¿Y las provisiones?

R ¿Pasivo? Todo el que queremos. Tenemos dinero de sobra. No queremos más.

P Eso es muy bueno.

R ¿Cuál es nuestra función? Custodiar el dinero que nuestros clientes nos dan. Que no peligre en absoluto. ¿Qué hacemos con los beneficios? Van a obra social. En bruto han sido 20 millones que tras provisiones, impuestos y demás se ha quedado en cinco y al final en 1,2 millones. Un millón dos cientos mil euros para obra social.

P ¿Qué pasó en las cajas para que desaparecieran todas menos dos?

R Creo que se suicidaron. En un momento determinado se metieron donde no debían. Nosotros no entramos y nos fue bien.

P ¿Cuando ve desfilar por el juzgado a presidentes de las grandes cajas valencianas y españolas qué piensa?

Me da pena. Conocía a José Luis Olivas de la federación de cajas. En ningún momento sospeché nada. ¿Cómo hemos podido llegar a este punto?

P ¿Es verdad que los políticos hundieron las cajas como se viene diciendo?

R Con la nueva ley de Cajas ha bajado mucho la representación política en los órganos de dirección de las entidades. Todos pelearon por tener representación. Antes, por ley tenía que haber en el consejo representantes de la Generalitat, los ayuntamientos, los trabajadores y los impositores. Ahora los representanes políticos se han reducido mucho y están en la asamblea. Los 47 miembros de la asamblea -el representante de Ciudadanos renunció a estar-eligieron el pasado día 14 de julio al consejo de administración, donde sólo queda un político. De nueve.

P Como termómetro de la economía, ¿ven que la situación repunta?

R Vemos que no quedan naves grandes para alquilar en nuestra zona de influencia. Hemos alcanzado el PIB de 2008. De eso hace nueve años pero lo que hay que reflexionar es que con dos millones menos de empleados hacemos lo mismo. Somos más productivos.

P ¿Y el repunte de la construcción?

R Las hipotecas han bajado desde 2008, pero en el último año se recuperan.

P ¿Y el proceso de digitalización?

R Es nuestra prioridad. Hemos quitado los mostradores de las oficinas. Estamos invirtiendo en un programa, «Finança´t», que ayuda a manejarse en internet e impartidos en la universidad en Ontinyent.

P ¿Ven el futuro con seguridad?

R Yo tengo mi dinero en Caixa Ontinyent. Me fío.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats