Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turista chino no solo quiere juego

Uno de los ‘famtrips’ con
bloggers chinos realizado 
en Peñíscola.  levante-emv

Uno de los ‘famtrips’ con bloggers chinos realizado en Peñíscola. levante-emv

Hablar de China es perfilar la realidad de un gigante en el nuevo centro geoestratégico del mundo, pero también de un mercado de horizontes turísticos casi indómitos en el que una buena estrategia puede marcar la diferencia. Con decenas de millones de sus ciudadanos saliendo en busca de nuevas experiencias, el perfil de estos viajeros se aleja cada vez más de la tradicional imagen asociada al juego y las compras. Porque al turista chino le gusta consumir -y mucho-, pero también quiere vivencias únicas. Y si es la cultura la puerta que le permite acceder a ellas, mejor. Con esta última como pilar de atracción ha ido construyendo poco a poco su camino la Secretaria de Turisme de la Comunitat Valenciana, aumentando el número de iniciativas ligadas a este enfoque de interés que, aseguran, no es para nada baladí. «Al turista chino le interesa muchísimo la cultura. Ellos tienen cuatro mil años de cultura y nosotros dos mil, pero nuestra historia les interesa», destaca la responsable de la estrategia asiática de la entidad, Josefina Doménech, en un escenario en el que la lucha global por el acercamiento de viajeros es encarnizada.

Ante ello, para posicionar la marca ‘Comunitat Valenciana’ como un destino turístico de interés en el país oriental, desde Turisme apelan a las «similitudes» que unen a ambos pueblos -sin olvidar la pertenencia a vínculos históricos como la Ruta de la Seda- como esa punta de lanza cultural con la cual penetrar en ese duro mercado. De momento, la idea, sin ser sencilla, ya se ha traducido no solo en la presencia del organismo autonómico en celebraciones como la del Año Nuevo Chino, conciertos como el del compositor Ma Jiuyue o en misiones y convenios institucionales con el gigante asiático, sino también en el inicio de proyectos que acercan al turista chino a la ideosincrasia valenciana. Fruto de ello han ido tomando forma iniciativas como la certificación Welcome Chinese -orientada a adaptar la oferta turística a los gustos del viajero chino- o los famtrips -viajes de familiarización- que durante cuatros años han permitido traer a decenas de bloggers de la potencia asiática a puntos del territorio valenciano, logrando con ello «una gran repercusión» gracias a que sus contenidos se han transmitido a audiencias que se cuentan por cientos de miles en la red. No en vano, esa atracción en el entorno digital se ha convertido en uno de los puntos en los que Turisme tiene puesto ahora su punto de mira con vistas a seguir mejorando unas cifras de llegadas chinas que el pasado año crecían un 72% hasta llegar a los 19.759 visitantes. Así, el arranque a finales de 2019 de un canal de WeChat -la red social por excelencia del país asiático- por parte de la institución turística es solo la última piedra de un complejo proyecto de difusión y atracción con vistas al presente y al futuro, que desea hacer de la Comunitat un destino cada vez más preferencial para un mercado de posibilidades infinitas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats