Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más hogares unipersonales

El número viviendas con una persona sola crecerá un 20% en 15 años

Miguel Tamayo

Miguel Tamayo

Cada vez más valencianos afrontan la compra de su vivienda en solitario por el cambio de modelo de familias, según revela un informe que ha publicado esta semana el Instituto Nacional de Estadística (INE). Las cifras apuntan que actualmente 524.000 valencianos viven solos y en quince años serán 626.000, lo que representa un crecimiento del 20 %. Sin embargo, en el mercado inmobiliario escasean los pisos pequeños y los que hay son caros. Las agencias inmobiliarias aseguran que a los promotores les sale más rentable vender viviendas con varias habitaciones porque las estancias que encarecen el inmueble son la cocina y el cuarto de baño (frente a una habitación vacía). Las personas que buscan casa o se acaban de comprar una vivienda sin la ayuda de nadie aseguran que es complicado por el alto coste de los pisos en València. Muchos acaban comprando en el área metropolitana, donde los precios son mucho más asequibles que en la capital.

El INE ha analizado la evolución del número de personas por hogar en los últimos cincuenta años y ha hecho una proyección para los próximos quince. Según esta previsión, el número de hogares en España (con independencia de los moradores) se incrementará en 1.103.761 (un 5,9 %) en 2035. Durante el mismo periodo, la población aumentará en 954.497 personas (un 2 %). Esto implicará la reducción de personas que viven en cada hogar. En los próximos quince años, los hogares más pequeños (de una o dos personas) seguirán creciendo mientras que los de tres y cuatro personas experimentarán una reducción.

A nivel nacional, se sobrepasarán los 5,7 millones de hogares unipersonales (el 28 % del total) con un incremento del 18,3 % respecto a principios de 2020. En la Comunitat Valenciana el número de personas que viven solas va a aumentar más que en el resto de España. El análisis del INE apunta que los hogares valencianos unifamiliares van a pasar de representar el 26,3 % en 2020 al 29,6 % en 2035.

Estos cambios demográficos provocarán que el parque de inmuebles de obra nueva en España reduzca su superficie media por vivienda hasta los 105 metros cuadrados en quince años, por debajo de los 117 metros actuales. El portal inmobiliario Pisos.com asegura que la reducción de la superficie media incidirá también en el precio medio de las nuevas viviendas, ya que para 2035 el coste será un 7% más bajo, según sus estimaciones. En la actualidad, el precio medio de compra de una vivienda es de 201.240 euros, cifra que bajará hasta los 187.000 euros dentro de 15 años. Según Pisos.com, en el caso del alquiler sucederá algo similar, puesto que se pasará de la renta media actual de 986 euros mensuales a 917 euros al mes. El portal apunta que estas previsiones tienen en cuenta el efecto de la inflación, la evolución de los salarios y la renta de las familias, las políticas de vivienda impulsadas a nivel nacional y europeo, las últimas tendencias del mercado inmobiliario y los modelos de expansión urbanística y territorial de las ciudades a largo plazo. El director de estudios del portal, Ferran Font, destaca que «el mercado residencial de un país está claramente ligado a la forma de vida de sus habitantes, sus costumbres y hábitos, los cambios socioeconómicos y tecnológicos que experimentan, la transformación urbanística de las ciudades, el transporte o incluso aspectos culturales y religiosos». En este sentido, subraya que la evolución demográfica de España continúa con su tendencia de reducir el número de personas por hogar, «lo que incide directamente en la cantidad y características de las viviendas que formarán el parque residencial en el futuro». 

Los agentes de la propiedad inmobiliaria (API) insisten en que históricamente en València escasean las viviendas pequeñas. Vicente Díez, portavoz del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia, apunta que las primeras viviendas de una promoción de obra nueva que se agotan son las de un dormitorio. «Este tipo de viviendas de entre 40 y 50 metros rondan los 120.000 euros en un barrio normal de València. Las que tienen entre tres y cuatro dormitorios se pueden ir al doble, es complicado encontrarlas por debajo de 200.000 euros», precisa el portavoz de los API. Vicente Díez precisa que «hay mucha diferencia de precio en la compra. Sin embargo, en los alquileres no se nota tanto la diferencia de tamaño». 

 Miguel Tamayo, un joven de 30 años que trabaja como arquitecto técnico, se ha comprado una casa fuera de València ante los precios de la capital. «Estuve mirando pisos en València, pero al final me decidí por irme a Emperador. Me costó 100.000 euros. Con los bancos es complicado quedarte como deudor único», admite. «Los precios de los pisos en València son prohibitivos para una persona con un trabajo normal. Al final vivo a quince minutos por mucho menos», afirma.

Sonia Furió (40 años) confirma las dificultades que afrontan los solteros para comprar una vivienda en la capital del Túria. «Yo todavía estoy buscando. Acabo de ver un piso de 50 metros cuadrados en Juan Verdeguer frente al puerto que vale 140.000 euros. Es un piso pequeño, con mucho pasillo y que solo tiene un armario de un metro. Por otro piso de 72 metros cuadrados en la misma zona piden 350.000 euros. Eso es una barbaridad. Está claro que si te vas fuera de València sí puedes encontrar pisos muy baratos de 90.000 o 100.000 euros», lamenta.

El portavoz de los API reconoce que a los promotores les cuesta proyectar pisos de una habitación porque no les sale rentable. «Lo más barato de una promoción es una habitación 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats