Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Idilio de los nómadas digitales con València

El teletrabajo ha disparado el interés de directivos y profesionales cualificados de Europa por instalarse en la ciudad en régimen de alquiler

Pisos en alquiler y venta
para extranjeros en 
València. m.a.montesinos

Pisos en alquiler y venta para extranjeros en València. m.a.montesinos

El confinamiento de primavera y el despegue del teletrabajo durante la pandemia han disparado el interés de europeos con un alto poder adquisitivo por vivir todo el año en València. Directivos y profesionales altamente cualificados franceses, belgas, holandeses y alemanes están haciendo las maletas para trasladarse a la capital del Túria y su área metropolitana por el buen tiempo que hace durante todo el año, la calidad de vida y las conexiones aéreas, según coinciden los consultores inmobiliarios. Una parte también está fijando su residencia en la Marina Alta. Los nuevos residentes están ocupando pisos turísticos que se han tenido que reconvertir al alquiler tradicional ante el desplome del turismo por la covid-19 y viviendas de lujo con rentas mensuales altas que a pesar de todo son «sustancialmente más bajas» que en sus países de origen. En el sector se conoce a este nuevo perfil de clientes como ‘nómadas digitales’ y al modo de vida que practican como ‘workcation’ (que une las palabras inglesas ‘work’ (trabajo) y ‘vacation’ (vacaciones). El perfil de estos extranjeros es el de parejas sin hijos de hasta cuarenta años y solteros que no tienen compromisos familiares que les aten.

Esta nueva tendencia de vivir lejos de donde se trabaja es global. La plataforma Booking ha anticipado un boom de los alquileres de media estancia en los próximos meses debido, precisamente, al ‘workation’. En una entrevista en la cadena estadounidense CNBC, Glenn Fogel, CEO de la compañía, aseguró que «desde que la gente ha comenzado a trabajar fuera de la oficina y ha descubierto las comodidades de hacerlo en casa, se ha dado cuenta de que también lo puede hacer en una vivienda en las montañas o junto a un lago».

El director de alquileres de OC Habitat, Juanjo Álvarez, apunta que antes de la pandemia ya había profesionales que optaban por esta opción de vida, pero ahora la tendencia está cogiendo fuerza. Son europeos que han descubierto València durante unas vacaciones y «se han dado cuenta de que no necesitan vivir en sus lugares de origen gracias a las posibilidades que ofrece el telebrajo». «La mayoría tiene entre 30 y 40 años. Son ejecutivos, directivos de banca, comerciales e ingenieros informáticos. Les gusta València por el clima y porque el alquiler y el coste de la vida es mucho más económico que en sus países. Además, se aprovechan de la rebaja del alquiler que se está produciendo en València por la crisis. Están alquilando pisos que hasta marzo costaban 1.200 euros al mes por 1.000 euros», asegura el directivo de OC Habitat. Álvarez añade que las zonas más demandadas por este perfil de clientes son «Ciutat Vella, Sant Francesc y la Xerea. Han salido al mercado muchos pisos turísticos, sobre todo en el barrio del Carmen, que ahora se están dedicando al alquiler de larga estancia».

Los expertos coinciden en que «el teletrabajo ha venido para quedarse» y es una situación que beneficia al mercado inmobiliario. «València tiene muchas posibilidades», insiste Vicente Díez, portavoz del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valencia. El fundador de la inmobiliaria Ruzafa Real Estate, Juan Mafé, explica que «son personas que buscan un lugar soleado donde vivir tras el agobio del confinamiento de primavera. Buscan casas con terrazas, amuebladas, con buena conexión de internet y comunicaciones que les permitan viajar con rapidez. Yo estoy teniendo muchos clientes de este perfil que son franceses, holandeses e ingleses».

Plataformas inmobiliarias

Las plataformas inmobiliarias han constatado el creciente interés de los europeos por trasladarse a España y a la Comunitat Valenciana. Idealista ha comprobado que el tráfico del portal de origen extranjero (por lo general, países del norte de Europa) ha experimentado una «recuperación en V perfecta» desde mayo hasta niveles «actualmente incluso superiores a los que se registraban en enero». El factor que puede jugar en contra es que España no es un país muy atrayente desde el punto de vista impositivo, por lo que es probable que se busquen viviendas para estancias no superiores a los 182 días (tras los cuales uno es residente).

Cristina Recasens, fundadora y directora de Recasens Real Estate, afirma que este nuevo perfil de clientes también está apostando por las viviendas unifamiliares en el área metropolitana de València. «Una pareja de directivos franceses que tiene una red de talleres en su país se acaba de instalar en un chalé en Náquera. Dirigen su negocio en Francia desde aquí gracias al teletrabajo. Cuando tienen una reunión presencial se desplazan a París y vuelven en cuanto acaban. También tenemos el caso de un polaco que lleva el día a día de sus empresas desde Rocafort. Es una tendencia que se está consolidando». Recasens revela que esta nueva manera de vivir y trabajar está cogiendo fuerza en los municipios costeros del norte de Alicante. «Empresarios alemanes y belgas se están yendo a vivir a Dénia y Xàbia porque pueden trabajar sin problemas», señala. La responsable de Recasens Real Estate asegura que también se han incrementado las ventas a este perfil de clientes, que «asume sin problemas operaciones de entre 500 y 600.000 euros».

Juanjo Álvarez sostiene que en los próximos meses se van a multiplicar este tipo de operaciones porque una buena parte de los extranjeros que han mostrado su interés por alquilar en València ha sufrido los problemas de movilidad por las cuarentenas impuestas por algunos países europeos (como Reino Unido) por los rebrotes del coronavirus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats