Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arturo León: "El dinero de la UE por la crisis es para salvar empleos"

El máximo dirigente de CCOO-PV anuncia que se representa a la reelección e insta al "Govern el Botànic" a superar batallas internas para centrarse en las políticas de mejora de la Salud y de la Economía

Arturo León, en una calle próxima
a la sede central de CC OO-PV, el 
pasado martes.     germán caballero

Arturo León, en una calle próxima a la sede central de CC OO-PV, el pasado martes. germán caballero

Arturo León acaba de anunciar que optar á a la reelección como máximo responsable del sindicato en el XII Congreso de CC OO-PV, que se celebrará en Alicante los días 1, 2 y 3 de julio de 2021, bajo el lema #ACTÚA, organízate para avanzar. En abril de 2017 León encabezaba la lista continuista con la gestión del anterior secretario general, Paco Molina, y se impuso a Jaume Mayor (sector crítico) por 170 votos a 131. La victoria fue ajustada para tratarse de un proceso electoral en el que se esperaba una única candidatura. Los apoyos recibidos por León fueron del 55,5 % frente al 42,8 % de su rival. Ha logrado cerrar heridas internas y ahora hace balance, abierto ya el proceso congresual, de la situación económica y social por la incidencia de la segunda ola de la pandemia de coronavirus, que «arroja cifras preocupantes», sostiene.

¿Aboga por más restricciones para contener la covid-19 o piensa que es más importante salvar la economía?

Los niveles de contagios que tenemos son preocupantes, como también la incidencia de la crisis sobre las empresas y el mercado laboral. No estamos para tirar cohetes ni mucho menos. Hay que buscar un equilibrio entre salud y economía. Los ERTE se han convertido en una solución adecuada y en lo que va de pandemia ya han sido rescatados unos 278.000 trabajadores, es decir que ya no están en esa situación de paro y han podido salvar su puesto. Habrá que ver qué pasa con el resto. Además, el Ingreso Mínimo Vital (IMV) hay que perfeccionarlo y coordinarlo con las autonomías. Los 400 euros son una ayuda que no arregla la vida aunque hace falta a mucha gente. Las restricciones son necesarias aunque también los planes económicos para salir de la crisis.

Del fondo de reestructuración de la UE podrían tocar unos 14.000 millones de euros a la Comunitat Valenciana. ¿Por dónde habría que empezar el reparto de esas ayudas?

Los criterios fijados por la Unión Europea están claros: resiliencia, transición ecológica y digitalización. Hay que apoyar a todas las empresas del sector que apuesten por estos criterios y tengan capacidad de innovación y de generación de empleo. También una mercantil de la hostelería puede incluirse en este segmento. No hay que poner estigmas a nadie. Los bares y restaurantes son susceptibles de recibir ayudas. El dinero de la UE por la crisis es para salvar empleos.

La negociación colectiva, ¿es más difícil en estos tiempos de covid-19?

Hay que luchar mucho para garantizar el empleo con derechos en todos los ámbito de actividad. Desde la crisis de 2008 el papel de las centrales sindicales ha sido clave para preservar los derechos de los trabajadores y evitar abusos como los que se están tratando de imponer en algunos sectores. La hostelería de la provincia de Valencia y de Castelló, con tres y siete años, respectivamente, siguen sin convenio. El sector citrícola intenta dar otra vuelta de rosca intentando extender a los sábados la jornada laboral. En fin, no podemos bajar la guardia.

¿Qué aumentos salariales reclamará?

El último Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, suscrito para el período 2018-2020 con la patronal y UGT, fijaba un subida salarial del 2 % fijo más un 1 % variable. No nos gustaría negociar acuerdos por debajo de estas condiciones. En medio de esta crisis existen negocios que están ganando mucho dinero. Por ejemplo, el agroalimentario y los eslabones de esa cadena como la industria. También la banca, ahora en proceso de reestructuración, o los seguros han ganado mucho dinero.

¿Cómo ve el teletrabajo? ¿Están las empresas asumiendo los costes derivados de su implantación?

Aunque se ha aprobado la ley todavía no ha dado tiempo a implantarlo de lleno en el mundo laboral. La gente hace lo que puede y los costes informáticos o de conexión a la red, entre otros, los están asumiendo las plantillas. El 8 % de los trabajadores de la Comunitat Valenciana ya realiza sus tareas profesionales desde casa. Y el porcentaje va en aumento.

Un tercio de los funcionarios de la administración de la Generalitat podrán optar por trabajar desde casa, ¿le parece bien?

Mientras atiendan los servicios públicos con garantías me parece bien. Las nuevas herramientas informáticas lo permiten.

La reforma laboral, ¿es necesario desmontarla?

Sí. Se aprobó para recortar salarios, prorrogarlos o estimular los convenios de empresa frente a los de ámbito superior. Espero que el Gobierno de España cumpla su palabra y elimine los elementos más lesivos de aquella reforma laboral.

¿Cómo va el diálogo social en la Comunitat Valenciana?

Va bien. Lo importante es el cumplimiento de los compromisos. En temas como la financiación autonómica justa hemos ido juntos.

El Govern del Botànic, ¿aguantará bien lo que queda de legislatura? ¿Cómo ve la tensión entre PSPV y Compromís en algunas conselleries?

No nos gusta que se aireen en público las diferencias entre los dirigentes del Consell. Deberían tener en cuenta que lo más importante, por encima de sus discrepancias, es la continuidad de un gobierno, la salud de la gente y la buena marcha de la economía. Además, la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana es un problema que preocupa y debería ocupar más tiempo. El presidente Pedro Sánchez y la ministra María Jesús Montero no han cumplido su palabra. La pandemia no puede ser excusa para retrasarla porque genera deuda, menos inversiones que otros territorios de España y, por tanto, perjudica los intereses de la población valenciana.

¿Prevé más candidaturas a secretario general en el próximo congreso?

El sindicato no se ha fracturado ni se ha roto la unidad interna tras el congreso después de hace ya casi cuatro años. No sé si habrá más candidaturas. Este es un sindicato plural. Lo importante es no perder de vista que lo trascendente es lo que pasa fuera y no dentro del sindicato.

Entonces, ¿está concluida la etapa de reestructuración interna?

La integración ha sido aceptable. Todos compartimos proyecto y el sindicato está unido. En cuatro años hemos aumentado la afiliación, hasta 104.500 personas. Además, hemos revalidado el liderazgo en las elecciones sindicales (sigue por delante de UGT-PV en delegados). Y el balance de la negociación colectiva y la sostenibilidad del sindicato es razonable.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats