Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fusiones bancarias y competencia

FUSIONES BANCARIAS Y COMPETENCIA

FUSIONES BANCARIAS Y COMPETENCIA

El guión se está cumpliendo. Y con celeridad. Nada que ver con lo que sucedió en la crisis de 2008, cuando las fusiones en el sector financiero costaron un mundo y, en muchos casos, solo fueron una puerta al fracaso. Ya antes de la pandemia había rumores de integración por los problemas estructurales que aquejan a la banca, como la caída de ingresos por los bajos tipos de interés, la imperiosa necesidad de reducir costes y la precisa adaptación al mundo digital.

Ese escenario ha dado un vuelco con la crisis del coronavirus, que amenaza con elevar la morosidad bancaria y, por tanto, la generación de resultados. Por tanto, las integraciones parecían perentorias. Así se ha visto en España, por influencia del BCE, aunque no parece que se estén dando tanta prisa en otros países europeos. Veremos si ellos llegan tarde o aquí somos más papistas que el Papa, porque no hay que olvidar que esta nueva ronda de fusiones va a suponer una merma considerable para la competencia. De momento, tres entidades -Bankia, Banc Sabadell y Liberbank-, si prosperan las conversaciones que tienen en marcha con CaixaBank, BBVA y Unicaja, respectivamente, no tardarán en abandonar el mercado. Y es muy probable que la cosa no quede ahí, aunque lo cierto es que cada vez hay menos novias por casar. Bankinter, Ibercaja, Abanca, KutxaBank y Cajamar son las piezas que quedarán libres. Y el Santander, el más grande, que dice que no va a participar en ese tipo de operaciones.

Detrás de ellos, quedan dos cajas de ahorros, como la de Ontinyent, y unas sesenta cooperativas de crédito. Todas ellas, excluida Cajamar, son pequeñas, no preocupan al supervisor español -están fuera del paraguas del BCE- y además defienden su independencia y viabilidad. Quieren seguir así y creen que los números avalan su estrategia. En Cajamar opinan que el futuro pasa por la integración de todas las rurales en un grupo comandado por ella. Los aires soplan en favor de la concentración. Veremos qué dictamina la realidad. El gran peligro es que tanta fusión abone aún más la exclusión financiera en las zonas menos pobladas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats