Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

Queridos reyes

Queridos reyes

Queridos reyes

E scribo esta carta a escasos días de vuestra llegada para llenar de ilusión y magia las casas de la Comunitat Valenciana y lo hago en en nombre de las personas agricultoras y ganaderas. Seguimos siendo innovadores en nuestras explotaciones, producimos con los estándares más exigentes de calidad, nos formamos día a día y utilizamos las nuevas tecnologías, estamos atentos a cambiar las variedades de acuerdo a las exigencias del mercado y de los consumidores, respetamos el medio ambiente al producir de una forma cada vez más sostenible y conservamos el paisaje, ahorramos cada vez más agua en los riegos, nos esforzamos en producir con calidad y seguridad alimentaria...y todo ello con las mínimas ayudas posibles y la falta de sensibilidad en muchas ocasiones de los gobernantes de turno.

Me gustaría que intercedierais para que este próximo año elevemos nuestros ingresos y que el reparto de la cadena agroalimentaria sea más equitativo que hasta ahora en todos los eslabones que forman esta actividad en la Comunitat Valenciana. Nos pagan precios de miseria y luego vamos al supermercado y vemos como nuestros productos triplican el precio.

Pediría que si hay que repartir las escasas ayudas que recibimos se priorice en las personas profesionales. Si no los cuidamos, llegara el día que tengamos una agricultura en manos de fondos de inversión y grandes empresas, con todo lo que puede conllevar para nuestros pueblos y para el territorio.

En la lista de peticiones desearía que se introdujera la reciprocidad en la Unión Europea. Estamos hartos de ser moneda de cambio y de que a nosotros nos exijan trabajar con las máximas exigencias sociales y fitosanitarias, para después llegar productos importados a los supermercados con, por ejemplo, pesticidas cuyo uso se nos prohíbe aquí pero que sí son utilizados en terceros países, que son competidores nuestros en las exportaciones hortofrutícolas hacia la Unión Europea.

Deseo trasladaros por anticipado mi gratitud. Confío en vosotros, aunque también soy consciente que las últimas decisiones están en manos de nuestros gobernantes autonómicos, estatales y europeos. Y ahí sin duda es donde está el problema.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats