Nadie oteaba lo que iba a suceder justo a la vuelta del camino, poco después de que las campanadas de medianoche dieran paso al nuevo año. En pocas semanas, la covid-19 de la que ya se empezaba a hablar muy a finales de 2019 en China se extendió por todo el planeta y la vida cambió de forma radical a lo largo de todo 2020. Llegaron los estados de alarma, los confinamientos y las restricciones a la actividad económica que prosiguen en el inicio de este 2021. Pero, como ha quedado dicho, nada de esto era previsible al inicio del año. Por tanto, la foto fija del 31 de diciembre de 2019 con los datos de ventas y resultados de las cien mayores empresas valencianas tira más bien a color sepia, al reflejo de un mundo que pareciera haber desaparecido. No es así, claro, pero también es casi seguro que, cuando tengamos la imagen del cierre del año de la pandemia, no veamos lo mismo que doce meses antes. Las mercantiles, no obstante, aún tardarán en cuadrar números y mostrar sus cuentas y solo entonces podremos comprobar la magnitud de la catástrofe de la crisis del coronavirus, que no afectará por igual a todas las compañías, porque hay sectores que se están viendo más perjudicados que otros.

Pero eso será más adelante. ¿Qué vemos en el cierre de 2019? Pues en primer lugar podemos hacer un ejercicio de nostalgia. Dicho de otro modo, comprobar cómo la covid ha venido a truncar una marcha exitosa, pese a que en aquel entonces, hace solo un año, había incertidumbres, algunas de ellas meras elucubraciones visto lo visto. Al finalizar ese año, las cien mayores mercantiles de la Comunitat Valenciana habían sumado unas ventas de 59.972 millones de euros, con un aumento del 5,7 % en relación a los 56.687 del ejercicio precedente, según la información facilitada a este diario por la firma valenciana Infocif, filial del grupo Gedesco especializada en el análisis financiero de empresas.

La citada suma se refiere al centenar de empresas más grandes de la autonomía incluyendo a las que al cierre de 2019 aún no habían presentado sus cuentas ante el Registro Mercantil de la Comunitat. Por tanto, sus números corresponden a 2018. Si se excluye a estas firmas -entre las cuales Infocif sitúa a algunas de tanta relavancia como Anecoop o Baleària- y solo se toma en consideración a las cien mayores que tenían sus cuentas al cierre de 2019, los cambios no son de calado. La facturación crece un 5,1 % y pasa de 54.833 a 57.893 millones.

Una situación casi idéntica sucede con los resultados. En el primer supuesto, los beneficios ascienden a 3.462 millones de euros, con un aumento del 12,3 %, mientras que en el segundo la cifra baja a solo 3.440 y el porcentaje, al 10,1 %.

El "top five" del escalafón

La facturación de las mayores firmas de la autonomía se encuentra completamente influida por la presencia de Mercadona, líder español en la distribución alimentaria, cuyas ventas representan el 40 % del total de este escalafón. Muy lejos en volumen, pero en cuarta posición del ranking, se encuentra otra firma de alimentación, la cooperativa Consum, que mejora sus números tanto en facturación como en beneficios (ver cuadro adjunto). Como es tradicional, el listado cuenta con un número significativo de uno de los grandes sectores de la economía valenciana, es decir la agroalimentación. Es el caso de Anecoop, Importaco, Chocolates Valor, Font Salem, Vicky Fodds, Martínez Loriente o Martinavarro.

Otro grupo de empresas bien representado es el de las ceramistas, con Pamesa (novena posición), Torrecid o Porcelanosa. El octavo lugar corresponde a Air Nostrum, una de las compañías más afectadas por la covid. Sus datos de 2020 a la fuerza serán malos, dado el parón a la actividad del turismo, así que a lo peor la única comparativa general posible sea entre 2019 y 2021. O con 2022, depende de lo que dure la crisis.