Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Compro o alquilo?: la eterna duda

¿Compro o alquilo?: la eterna duda

¿Compro o alquilo?: la eterna duda

Andrea tiene 29 años y vive de alquiler desde hace unos meses. Llevaba varios años mirando casas para independizarse. Su primera opción era alquilar, pero con los precios al alza, decidió mirar vivienda de segunda mano para comprar. Se puso alertas con sus preferencias en varios portales inmobiliarios, pero ninguna le convencía. Recordó que se había apuntado a la lista de Viviendas de Protección en Alquiler del Gobierno de Aragón, donde reside. Llamó y tuvo la fortuna de que le ofrecieran una casa de dos habitaciones, con garaje y trastero por 320 euros al mes. Andrea, que cobra algo más de 1.000 euros al mes, no se lo pensó.

Su dilema es el mismo al que se enfrentan miles de personas en busca de vivienda. Porque la respuesta a la eterna duda de si es mejor comprar o alquilar es compleja y, como en su caso, depende tanto de una serie de cuestiones personales y financieras, como de la situación del mercado inmobiliario.

España, tradicionalmente, ha sido un país de propietarios y la vivienda se ha percibido a menudo como un salvavidas para el futuro. Pero la crisis de 2008, con el fin de la burbuja inmobiliaria y la sequía de financiación, ayudó a cambiar la idea de que alquilar es tirar el dinero. Poco a poco aumentan los hogares en régimen de alquiler: en 2007 suponían el 13,6% del total, pero en 2019 alcanzaron el 18,1%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Eso sí, cabe preguntarse en qué casos hablamos de cambio de mentalidad y en cuáles no hay más opción. Porque a menudo el nivel salarial y la escasa capacidad de ahorro dificultan el acceso a la vivienda, sobre todo en determinadas regiones. Y es que, cuando hablamos de precios, buscar casa en Madrid o en Zaragoza supone una diferencia abismal. Según datos de uno de los portales inmobiliarios de referencia, idealista, el precio medio de compra en España es de 1.778 euros el metro cuadrado. Pero en la Comunidad de Madrid, asciende a 2.852 euros y, en Catalunya, a 2.309.

Lo primero que tiene que plantearse quien busque vivienda es «si quiere estabilizarse en un lugar concreto, porque en este caso la compra puede ser su opción», explica Iñaki Unsain, presidente de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario. La segunda derivada a tener en cuenta son los gastos que se pueden asumir. Anaïs López, directora de Comunicación de Fotocasa, explica que, si se opta por comprar, los préstamos hipotecarios suelen ser concedidos por el 80% del precio de venta del inmueble, por lo que será necesario tener unos ahorros equivalentes a, al menos, el 20% del precio de la vivienda. A esto habrá que sumar otros gastos, como los de constitución, que dependen de cada comunidad autónoma. «Lo cierto es que para comprar es necesario disfrutar de un cierto desahogo financiero», señala. Además, recuerda que la cuota mensual tanto de la hipoteca como de un alquiler no debería suponer más del 30-35% del total de los ingresos del hogar..

Si se opta por alquilar, la inversión inicial disminuye. Eso sí, también hay que tener cierto colchón para la fianza legal, que suele ser de un mes de renta. Además, en ocasiones, los arrendatarios solicitan un aval bancario o un depósito que puede ser equivalente a varios meses de alquiler. Por no mencionar los honorarios de agencia inmobiliaria, si la hay. Por tanto, es necesaria cierta solvencia y estabilidad para conseguir un contrato, «pero no es necesario contar con una cantidad ahorrada tan elevada» como en la compra, explica.

Lo que sí coincide son las importantes diferencias de precio por regiones. Según datos de idealista, el precio medio en España en diciembre de 2020 se situó en 11,1 euros por metro cuadrado al mes. Pero la media se aleja de la situación que se vive en grandes ciudades como Madrid y Barcelona, donde el precio se dispara a 15 euros. Es decir, alquilar una vivienda de 90 metros cuadrados supondría un desembolso medio de unos 1..350 euros. Eso sí, aunque es pronto para hablar de cambio de tendencia, los datos de la plataforma sugieren que se empieza a ver un ajuste de precios desde el inicio de la pandemia: en marzo el precio del metro cuadrado en Barcelona se situaba en 17 euros y en Madrid en 16,3. Una corrección que aún no se aprecia en los precios de compra.

Alfredo Díaz-Araque, portavoz del IE Real Estate Club, apunta que la mejor opción para las personas que dispongan de un buen ahorro, buen salario, estabilidad laboral y sabiendo que prevén quedarse a largo plazo en la misma ubicación sería la compra. Sin embargo, matiza que en época de incertidumbre económica o profesional un alquiler tiene menos riesgos. «Alquilar también es comprar flexibilidad y liquidez vital, aparte de poder vivir en zonas que a priori no se puede acceder mediante compra» explica Díaz-Araque.

David Gómez, director territorial de AEDAS Homes en Catalunya, asegura que actualmente, el comprador de una vivienda disfruta de las mejores condiciones de financiación bancaria de la historia, tanto si hablamos de hipotecas a tipo de interés fijo como variable. Y todo indica que esta coyuntura se prolongará en el tiempo. Aunque, con la situación actual y las perspectivas e incertidumbres económicas, los bancos «miran con lupa» tal y como señala Unsain, a quién dan financiación. Algunas puertas se abren, pero todavía no se abren para todos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats