Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Juan "hizo arder" las playas

La fiesta volvió a llenar las playas y se abrió a la crítica mordaz con la primera foguera del Port

Los municipios costeros del Camp de Morvedre celebraron anoche la llegada del verano con los rituales que marca la tradición. En la Nit de Sant Joan no faltó ni el fuego de las hogueras en la arena, ni el baño de pies en la orilla a la medianoche, en una programación amenizada a ritmo de tambores y de samba, junto a los tradicionales castillos de fuegos artificiales.

En Port de Sagunt, la novedad este año ha sido la cremà de la primera foguera satírica, plantada por la falla Trencatimons, a ritmo de Muixeranga, el baile folclórico valenciano interpretado con tabal y dolçaina en el que se realizan castillos humanos. Por la tarde, los organizadores de la foguera preparaban su monumento frente a Ciudadmar mientras los niños que se acercaron hasta esta zona de la playa redactaban sus propias críticas con las virtudes y defectos del entorno en el que viven. La agrupación ofreció una sardinada popular para unas cien personas, con la que han recaudado fondos para financiar los festejos programados durante todo el fin de semana.

Al mismo tiempo, en el paseo marítimo, tenían lugar los actos organizados por la delegación de comercio del Ayuntamiento de Sagunt, a ritmo de samba y de tambores a cargo de la banda de Cornetes y Percussió Ciutat de Sagunt, la agrupación Pasión Cofrade, la banda Virgen del Carmen Puerto de Sagunto y otras formaciones invitadas. Al filo de la medianoche, desde el Pantalàn disparaba la Pirotecnia Lluch un vistoso castillo de fuegos artificiales que ponía el punto y final a los actos impulsados desde el consistorio.

Por su parte, Canet d'En Berenguer concluía ayer un intenso fin de semana festivo, que precede a sus fiestas patronales en honor a Sant Pere que se iniciarán el viernes. Tras la Volta a Peu y el concierto de rondalla del sábado, ayer los más pequeños pudieron disfrutar de un parque infantil acuático en la Plaza de los Pescadores. Por la noche, el paseo marítimo se convirtió en el epicentro de las celebraciones, con Nit d'Albaes, castillo de fuegos artificiales y una verbena popular. Al cierre de edición, el concejal de Turismo y Playas de Canet, Rafa Corresa, hacía un balance positivo de los festejos celebrados hasta ese momento, teniendo en cuanta que la fiesta caía en lunes: «todos los actos del fin de semana se han desarrollado sin incidentes y, además, con todos los servicios previstos».

Compartir el artículo

stats