Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

25 años del Centre d'Estudis de Morvedre

Mañana jueves se presenta el número 49 de la revista Braçal y es una magnífica ocasión para poner de manifiesto que ya hace 25 años que se puso en marcha el Centre d'Estudis del Camp de Morvedre y recordar cómo se puso en marcha y por qué y por quién y que nuestra ciudadanía no olvide su memoria histórica. No deja de ser sorprendente que una institución cultural haya sido capaz de funcionar con normalidad en nuestra comarca durante tantos años. Yo creo que eso tiene mucho que ver con las raíces de su fundación.

¿Cómo se puso en marcha? Una persona, gran intelectual y gran saguntino, se dedicó a hablar con muchos de nosotros y a plantearnos la posibilidad de hacer un proyecto interesante. Esa persona se llama Manuel Girona Rubio. Y consiguió que a un grupo de personas nos interesara su proyecto, que fundamentalmente reflejaba su gran personalidad. Iba a ser un proyecto de investigación sobre nuestra comarca y nuestra ciudad que tenía que plasmarse en una publicación No iba a ser una revista de opinión, sino con un gran rigor sobre nuestra realidad. E iba a realizarse todo desde un gran desinterés y una gran generosidad. Y eso fue lo que puso en marcha.

Después de 25 años, no sólo la revista se ha continuado haciendo, sino también se han puesta en marcha diversos congresos y conferencias y se han creado grupos de estudios. Pero siempre desde la herencia recibida por nuestro genial promotor, porque refleja su experiencia personal continua. Manuel Girona Rubio es un gran estudioso e investigador de nuestra realidad, ha trabajado y sigue trabajando con un inmenso rigor científico y todo lo hace y lo ha hecho desde una entrega constante llena de generosidad y sacrificio a favor de esta ciudad y de esta comarca.

Socios y presidentes. Pero una revista y un centro de estudios no funcionan solos, sino que necesitan mucha colaboración. Somos casi 500 socios y, aparte de los colaboradores intelectuales, hay que recordar a los magníficos presidentes herederos de Manuel Girona, que han sido Santiago Bru i Vidal, Evangelina Rodríguez, Juan Antonio Millón y Alfonso Muñoz, y unas personas que han hecho posible con la máxima entrega de su tiempo y eficacia en su gestión que la cotidianidad de nuestro Centre d'Estudis, la gestión económica y las relaciones administrativas y burocráticas hayan sido posible. Esas personas son, sobre todo, Antonio Borjabad, Ramón Roselló y Francisco Ariza. Gracias a todos y ojalá sea capaz la sociedad saguntina, que tan fácilmente olvida, de continuar con este proyecto 25 años más y llegue al número100 de Braçal. ¡Gracias, Manolo Girona!

Compartir el artículo

stats