Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obras

La oposición paraliza la ampliación del colegio adventista y de San Vicente

Los grupos desoyeron la propuesta del gobierno local y se dieron más tiempo para estar ambas solicitudes

Tanto el colegio adventista como San Vicente Ferrer deberán esperar para obtener el visto bueno municipal a su petición de ampliar sus instalaciones educativas, que en ambos casos son de titularidad privada y se encuentran en suelo no urbanizable común. Ni las palabras de la dirección y los vecinos del primer centro ni las de los padres de los alumnos del segundo convencieron a la oposición, que sacó a colación la rapidez que se pretendía dar a la tramitación, el choque con los intereses de la enseñanza pública o el cambio de ley que no obliga a dar contraprestaciones al ayuntamiento por cambiar la clasificación del suelo.

En el caso de los adventistas, la ampliación en 17.500 m2 y 7.500 m2/t responde al proyecto de construir una facultad de Teología, una iglesia y un almacén solidario para la Agencia Adventista para el Desarrollo y los Recursos Asistenciales (ADRA), según explicó el director del centro, Miguel Ángel Roig, quien precisó que la inversión superaría los 5 millones de euros. La volumetría «exagerada» o la falta de detalles sobre el proyecto fueron los argumentos para que la oposición en bloque aprobara dejar el tema sobre la mesa, pese a que los vecinos del colegio defendieron la «seguridad, tranquilidad y prestigio» que da el centro a esta zona.

Mientras la tramitación en este caso se reanudó el año pasado después de aprobarse en 2006, la petición de San Vicente Ferrer para crear un línea de bachillerato, construir un gimnasio y mejoras los accesos apenas llegó hace un par de semanas, celeridad que «sorprendió» a la oposición. Pese al resultado de las votaciones, todos los grupos coincidieron en la urgencia por mejorar la zona de entrada y salida en ambos centros y especialmente el de las hermanas dominicas.

Compartir el artículo

stats