Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La amenaza de huelga complica la campaña citrícola

Un centenar de collidors anuncia en Faura su intención de ir a la huelga, aunque esperará hasta el jueves

La amenaza de huelga complica la campaña citrícola

La amenaza de huelga complica la campaña citrícola

La amenaza de huelga que mantienen los collidors en defensa de unas condiciones de trabajo digna complica la campaña citrícola cuando se encuentra en uno de sus momentos álgidos con gran actividad. Esta circunstancia no ha impedido que este colectivo endurezca su posicionamiento después de la asamblea convocada por CC OO en Faura, donde se reunió un centenar de trabajadores.

El responsable de acción sindical, Jose Manuel Caro, presentó la situación de la negociación ante la patronal y planteó la necesidad de posicionarse contra la incursión de las ETT en el sector. «Por el momento sigue el diálogo. Los empresarios han retirado la medida del 30 % de recorte en los salarios, pero nada más. Es, pues, una medida disuasoria ante el anuncio de huelga». Desde CC OO se informó a los collidors de la necesidad de seguir luchando y romper la negociación si se pretende aprobar el nuevo convenio. «Tenemos que movilizarnos, porque nadie va a venir a sacarnos de esta situación. Sólo con un golpe en la mesa lograremos dignificar nuestro trabajo», apuntaban algunos en la asamblea de ayer.

«Vamos a salir a calle, bloqueemos las puertas de los almacenes y paralicemos todo. Sólo así nos harán caso».

Pese a estas proclamas, la situación permanecerá a la espera de la negociación con la patronal, así que la asamblea se emplazó al próximo jueves para decidir si acuden o no a la huelga. En la Vall de Segó el convenio afectaría a 1.700 trabajadores, según cálculos sindicales.

Compartir el artículo

stats