Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Freno a un mal histórico

Agró tapona un canal del marjal de Almardà y evita las inundaciones que dañan cosechas, firmas y particulares además de perjudicar a la fauna

Freno a un mal histórico

Freno a un mal histórico

Acció Ecologista Agró ha decidido tomar la iniciativa y atajar, al menos, de forma provisional el viejo problema de inundaciones en el marjal de Almardà que se produce anualmente cuando los agricultores empiezan a desecar las tierras para plantar sus cosechas de verano y el agua que expulsan al mar acaba volviendo atrás e inundando la zona sur del humedal debido a los constantes tapones que se forman en la Gola de Quartell.

Tras años de actuaciones que paliaban el problema, pero no llegaban a impedir estas inundaciones, los ecologistas han impulsado una medida que, al menos a corto plazo, evitará que los agricultores vuelvan a sufrir enormes pérdidas en los cultivos de verano, como ha ocurrido desde hace tiempo y ha venido informando Levante-EMV. Esto también evitará las inundaciones que también perjudicaban a dos negocios de la zona, así como a particulares e incluso a los usuarios de la carretera del Assagador, que muchas veces quedaba cortada. Igualmente, tendrá un beneficio ambiental pues favorecerá la reproducción de la fauna protegida que habita en la reserva de la Finca de Penya.

Para lograrlo, los ecologistas han taponado el canal de la Casa Penya, depositando dos camiones de tierra pantanosa del mismo marjal que ha sido facilitada por la empresa Inferco, una de las firmas ubicadas en la zona que ha «sufrido» otras veces esos problemas de inundaciones.

La actuación de los tres ecologistas y tres trabajadores de Inferco contaba con el visto bueno previo de las administraciones y de los agricultores de la partida del Realeng y La Closa. Tanto el Consell Agrari de Sagunt como la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente consideraban que ello beneficiará a las cosechas y permitirá a Agró controlar y mantener constante el nivel del agua en la Reserva de Fauna Silvestre de la Finca de Penya, especialmente durante el periodo de reproducción. De hecho, los ecologistas gestionan allí unas 60 hectáreas de alto valor ambiental.

Compartir el artículo

stats