Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La conselleria y la hospedería aún vierten al subsuelo en Sant Esperit pese a las recientes obras

Amb Trellat aboga por cerrar el centro y el área recreativa si no se unen al alcantarillado - El pleno rechazó encargarlo a Seasa, como pidió el PSOE

La conselleria  y la hospedería aún vierten al  subsuelo en Sant Esperit pese a  las recientes obras

La conselleria y la hospedería aún vierten al subsuelo en Sant Esperit pese a las recientes obras

El área recreativa de Santo Espíritu que gestiona la Conselleria de Medio Ambiente y el monasterio de la orden franciscana siguen vertiendo sus aguas sucias al subsuelo, pese a las sanciones ambientales que ello conlleva a menudo y que la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha impuesto en otras ocasiones tanto a urbanizaciones de Gilet como de Torres Torres.

Esto hecho quedó de manifiesto en el último pleno de Gilet, a raíz de una moción presentada por el PSOE.

La falta de una red de alcantarillado conectada al colector de la red municipal, como se reconoció durante la sesión, supone un «problema» para que el ayuntamiento conceda la licencia de actividad a la hospedería del monasterio que acaba de reformar la orden religiosa, con una ambiciosa intervención, como informó Levante-EMV.

Ante esto, los socialistas solicitaron que la empresa Seasa (concesionaria del servicio de distribución de agua potable en Gilet) lleve a cabo estas obras con cargo a la tarifa de inversión. Sin embargo, el equipo de gobierno lo rechazó, al considerar que esa partida debe destinarse a inversiones que afecten a todos los vecinos, como es el mantenimiento o la renovación de la red de agua potable y no para cuestiones particulares.

El alcalde Juan Carlos Vera (PP) explicó que es la orden Franciscana la que debe hacerse cargo de pagar su conexión a la red de alcantarillado como lo han hecho todos los vecinos «y lo mismo la conselleria», un extremo que ya ha trasladado a ambas partes, según dijo. Es más, Vera añadió que durante las obras de reforma de la hospedería él solicitó en primera persona al prior que incluyera en éstas el alcantarillado; una petición que, como reconoció el alcalde, cayó en saco roto.

El responsable de la orden franciscana en Gilet, el padre Fernando, ratificó las palabras del alcalde a preguntas de este diario, pero rechazó que sea la orden la que pague las obras en solitario y recordó que hay un área recreativa en la misma situación. «Nosotros no nos negamos a nada, estamos dispuestos a dar una solución al problema, pero creo que hay más partes implicadas». Ante esto, emplazó al alcalde a mantener una reunión para tratar de dar salida al vertido de aguas sucias.

Exigencia para darle licencia

Por su parte, la teniente alcalde, Elvira Orón, añadía que el ayuntamiento está tramitando la licencia de actividad de la hospedería, pero insistió en que antes «debe arreglarse el problema del alcantarillado» y se comprometió a volver a insistir a la conselleria sobre este asunto para que asuma su parte de responsabilidad.

Más crítico fue el concejal del equipo de gobierno de Amb Trellat, Salvador Ortí, quien culpó tanto a la conselleria como a la orden de contaminar el subsuelo y se mostró partidario de clausurar tanto la hospedería como el área recreativa si no se ponía solución al asunto. «Hay que decirle a la conselleria que no tiene en regla la zona, ni cumple con la normativa», dijo mientras la Conselleria de Medio Ambiente no llegaba a responder a las preguntas de este diario respecto a los vertidos de aguas residuales del área recreativa y si había un plan para conducirlos a la red.

La moción del PSOE también sirvió para reivindicar más información sobre la comisión mixta que debe reunirse para determinar los proyectos donde se destina el plan de inversiones firmado entre el ayuntamiento y la empresa Seasa, por 1.200.000 euros.

Compartir el artículo

stats