Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liberan en el monte al reptil hallado en Benifairó

El alcalde lo soltó en una zona de cañar tras confirmar en internet que era un lagarto propio del lugar

Liberan en el monte al reptil hallado en Benifairó

Liberan en el monte al reptil hallado en Benifairó

El reptil de más de 40 centímetros de longitud encontrado en una casa de Benifairó de Les Valls resultó ser un enorme «lagarto ocelado», lo que se conoce como lagarto común, propio de los montes de esta zona, pero de un tamaño mucho mayor al habitual. Así lo aseguraba el acalde Toni Sanfrancisco, después de consultar a varios expertos a través de las redes sociales y de decidir soltar al animal en un monte cercano, tras confirmar que no era especie invasora.

Concretamente, lo liberó en el Barranco de la Canaleta, en una zona de cañar. El presidente de la corporación se había hecho cargo del animal desde el pasado jueves cuando fue avisado por un vecino que encontró este ejemplar en su casa, a punto de acceder a la primera planta.

Sanfrancisco, que sigue convencido de que el reptil se debió escapar de un terrario, afirmaba que el animal le ha dado más trabajo del esperado. El jueves lo dejó en un caja de plástico y el viernes se alarmó al ver se había escapado, lo que le hizo llevárselo a su casa y ponerlo en otra más segura, con cierre.

Desde el principio, el alcalde hizo fotografías del animal y difundió éstas en las redes sociales con el objetivo de encontrar a su presunto, además de con la finalidad de identificar la especie. «Teníamos claro que no íbamos a soltarlo sin saber si era una especie autóctona o invasora, con el riesgo que esto podía suponer para la flora y la fauna», comentaba. Fue una compañera de partido la que alertó al alcalde de que estuviera tranquilo al tratarse de un reptil lugareño como ella había comprobado tras consultar a un profesor de universidad, una versión que comprobó por internet el propio alcalde. Con la certificación de que se trataba de un lagarto ocelado, éste lo devolvió a su hábitat. «Nos llamó mucho la tención que un lagarto de estas dimensiones apareciera a más de medio kilómetro de la montaña, ya que la casa donde apareció se encuentra en el centro del municipio». También reconoce que el «fardaxo» provocaba respeto, ya que además de presentar un tamaño muy superior al habitual, «continuamente abría la boca y daba mucha impresión verle los dientes, decía.

Para el alcalde de Benifairó, ésta no era la primera vez que velaba por un animal. Hace dos años, ya mandó levantar un desagüe para rescatar a un cachorro de Pastor Alemán, que adoptó durante quince días en su casa hasta que pudo encontrarle una familia de adopción.

Compartir el artículo

stats