Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INESTABILIDAD PRESUPUESTARIA

Sagunt renuncia a invertir ahora dos millones para equilibrar sus cuentas

La mayoría de la oposición se abstuvo sobre el obligatorio plan económico financiero - El tripartito sólo encontró el apoyo de los socialistas en una de las tres propuestas de la delegación de Hacienda

Sagunt renuncia a invertir ahora dos millones para equilibrar sus cuentas

Sagunt renuncia a invertir ahora dos millones para equilibrar sus cuentas

El Ayuntamiento de Sagunt ya tiene un nuevo plan económico financiero que le permitirá recibir los 2,3 millones del programa de inversiones sostenibles de la Diputación de Valencia, así como estabilizar sus cuentas, que habían sido apercibidas por Estado y Consell al dedicar el superávit de los anteriores ejercicios a desarrollar planes de empleo.

Sin que este corsé a la caja municipal afecte al gasto corriente, la concejala de Hacienda, Teresa Garcia, explicó los pormenores de este plan, que se centra en renunciar a más de 2 millones de euros en inversiones comprometidas para este año, que en algunos casos se retomarán en 2016 y en otros desaparecen de la previsión municipal.

Entre los créditos de los que se prescinden destacan las obras en el barrio de la Marina, donde las ya ejecutadas se financiarán a través de la diputación y las pendientes se dejan para 2017; la construcción de nichos; algunas actuaciones del plan de empleo, que se acabarán de pagar en 2016; una transferencia pendiente de 150.000 euros al Consell Agrari; así como el proyecto del Solar de Quevedo, también aplazado para el año que viene, entre un total de 25 créditos declarados no disponibles.

Garcia, que anunció que la semana que viene presentará a la oposición la propuesta presupuestaria del tripartito para 2016, explicó que «éste es el primer paso para que el ayuntamiento se ponga al día desde el punto de vista financiero».

Desde el PP, su portavoz Sergio Muniesa se mostró crítico con este plan económico financiero, al asegurar que era producto de «la improvisación y un nuevo parcheo». Además de recordar las numerosas ocasiones en las que Compromís tumbó propuestas similares con el objetivo de «ahogar económicamente nuestra gestión», el exalcalde censuró que «todo el plan de choque sea renunciar total o parcialmente a más de 2 millones en inversiones».

Muniesa también criticó que el en 2016 sean necesarios más de 350.000 euros para acabar de pagar el plan de empleo de este año, cuestión sobre la que recordó que «nosotros siempre acabamos la parte directa a 31 de diciembre».

Esta cuestión se resolvió con un cambio de afección de varias partidas por valor próximo al millón de euros, un punto en el que el tripartito encontró el apoyo del PSPV, cuyo portavoz Francisco Crispín reivindicó el valor de ese posicionamiento. «Hemos vuelto a ser nosotros los que saquemos las castañas del fuego al tripartito, porque no queremos poner en riesgo las inversiones previstas».

Desde IP, única formación que rechazó todas las propuestas económicas, Juan Guillén fue el que tomó la palabra para reivindicar mayor inversión en el barrio de la Marina, al recordar que las tres fases ya ejecutadas son una parte del proyecto global y que sólo este último solventará la «infradotación» urbana de esta zona.

Compartir el artículo

stats