Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fundación cierra el Horno Alto al no poder pagar el seguro

La asfixia económica de la entidad le impide hacer frente a la licencia de actividad y le lleva a suspender las visitas al temer accidentes - El gerente pide soluciones al consistorio y la conselleria

La Fundación cierra el Horno Alto al no poder pagar el seguro

La Fundación cierra el Horno Alto al no poder pagar el seguro

La asfixia económica que sufre la Fundación del Patrimonio Industrial del Port de Sagunt le ha llevado a cerrar el Horno Alto a las visitas y a suspender todas las que había previstas por parte de más de 100 escolares de dos colegios de Valencia.

La falta de liquidez de la entidad le ha impedido sufragar los 400 ? que le faltan por pagar del seguro de responsablidad civil y, por esto, ante el temor a accidentes, se ha decidido acabar con la presencia de turistas en este emblema de la antigua siderurgia de Altos Hornos del Mediterráneo (AHM).

Además de no poder afrontar el 50% de ese seguro anual, sus dificultades económicas también le han impedido obtener la licencia de actividad para seguir realizando las visitas utilizando el nuevo elevador que se terminó de instalar el pasado septiembre.

Pese a que la decisión ha sido drástica, el gerente de la Fundación, Juan Vicente Beltrán, explicaba a Levante-EMV que «no ha habido otra salida; no podemos seguir con las visitas en el Horno Alto sin seguro», decía en referencia a posibles accidentes.

La situación del patronato aún puede agravarse más, ya que sus responsables temen que en unos días les den de baja de la alarma que hay instalada en el Horno y que tampoco puedan disponer de los teléfonos móviles ante la imposibilidad de pagar las facturas.

Beltrán consideraba que la solución del problema está en manos del ayuntamiento y de la Conselleria de Cultura, actualmente los patronos que más aporte económico realizan a la Fundación.Por eso, les hacía un llamamiento para que busquen soluciones. «Es muy triste que uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad y emblema industrial de la misma, permanezca cerrado al público», decía.

Como ya informó Levante- EMV, la deuda que arrastra la Fundación supera los 60.000 euros, entre aportaciones a la Seguridad Social, seguros y los impagos a los trabajadores desde hace 17 meses. Las cuentas están en números rojos y no se está al corriente en obligaciones fiscales; una situación que se viene arrastrando desde hace más de un año a consecuencia de la salida de la Fundación de varios de sus patronos como la Autoridad Portuaria o Bancaja y la reducción de la financiación de los que todavía quedan, principalmente de la conselleria, que pasó de aportar 48.000 euros anuales a 6.000 aunque en los presupuestos de 2016 vuelve a contemplar 30.000 euros a los que se sumarán los 18.000 del Ayuntamiento de Sagunt.

Estas circunstancias llevaron a un descenso del 40% del presupuesto de la Fundación, que pasó de manejar 70.000 euros a 30.000.

Precisamente, para dar solución a este problema, el ayuntamiento y la conselleria llevan varios meses estudiando un plan de viabilidad para el que se han puesto encima de la mesa dos posibilidades: por un lado, aumentar la financiación de la Fundación mediante la búsqueda de nuevos patronos e intentar el retorno de los que se han marchado, y por otro, liquidar la entidad proponiendo nuevas fórmulas de gestión del patrimonio industrial del Port de Sagunt donde las dos administraciones serían clave.

De momento, no se ha tomado ninguna decisión, a la espera de la visita que tiene prevista realizar a Sagunt la directora general de Cultura, Carmen Amoraga, quien ya avanzó su interés por conocer in situ lo que está sucediendo, aunque la cita sigue sin fecha.

Compartir el artículo

stats