Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un dermatólogo experto insta a estar tranquilos

El especialista Dionís Muñoz afirma que el tatuarse con esos productos no equivale a que se vaya a tener cáncer

«La gente puede estar tranquila. Estas tintas no son venenosas. Simplemente, la legislación en España es más exigente que en otros países y aquí no se aceptan. Pero que liberen sustancias cancerígenas no quiere decir que el afectado vaya a coger cáncer». De este modo se pronunciaba en declaraciones a Levante-EMV el dermatólogo experto en tatuajes, Dionís Muñoz, quien consideraba que lo ocurrido en estos casos puede asemejarse al hecho de fumar. «Es un factor de agravamiento, pero consumir tabaco no equivale a tener cáncer», decía.

También insistía en que «en estos momentos, no está demostrada una relación directa entre la tinta de un tatuaje y el padecer cáncer. No hay ninguna evidencia. Es más casual que causal».

Además, apuntaba que el porcentaje de complicaciones es bajo «teniendo en cuenta que hay 100 millones de tatuados en Europa».

Por un tatuaje «responsable»

Aún así, abogaba por «un tatuaje responsable» que incluya información previa de los riesgos que se asumen. «Yo no tengo nada en contra. Lo que pasa es que la gente a veces se tatua demasiado alegremente y debe saber que esa tinta, dentro de su cuerpo y en contacto con su organismo, puede sufrir transformaciones hasta convertirse en algo que no tiene nada que ver con la sustancia original. Por tanto, debe saber que pueden salir complicaciones que él libremente asume. Y no encontrarse sorpresas luego por mero desconocimiento», afirmaba. Junto a ello, también echaba de menos un adecuado marco legal, que permita el conocimiento exacto de los componentes de los pigmentos no sólo al tatuador sino también para los usuarios y médicos que pueden precisar el conocer la composición exacta del pigmento ante un eccema alérgico o una reacción anómala.

Compartir el artículo

stats