Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva cita rojilla con la historia

El Saguntino no estará solo en el viaje que hoy le lleva a Irún para las semifinales de la Copa RFEF

Nueva cita rojilla con la historia

Nueva cita rojilla con la historia @atcosaguntino

Un autobús lleno de aficionados a los que deberán añadirse aquellos que se desplacen con sus coches particulares se darán cita en la localidad guipuzcoana para apoyar al Atlético Saguntino en un reto más de los muchos que está afrontando esta temporada. La brillante trayectoria de los rojillos en esta copa se encuentra esta tarde ante otro histórico de las categorías de plata y bronce del fútbol español. Se trata de un Real Unión conocido en las últimas décadas por haber logrado auténticos milagros en los torneos coperos, como demuestra la eliminación hace unos lustros del Real Madrid.

En esta ocasión no serán los campeones de Europa sino el Atlético Saguntino quien se desplace a tierras vascas con la intención de lograr otra heroicidad, y ya van varias esta temporada, y meterse en la final de la Copa RFEF. El director deportivo y vicepresidente saguntinista, Rubén López, señala sobre el rival de hoy que «es un equipo preparado para estar en Segunda División A, por jugadores, afición y presupuesto». Aunque se trate de un histórico del fútbol español, el Real Unión afronta este partido en el peor momento de la temporada, ya que suma la friolera de cinco partidos sin conocer la victoria y se ha alejado peligrosamente de los puestos que dan opción para luchar por el ascenso.

En contraposición con la situación de los irundarras, el Saguntino se encuentra en la mejor fase de juego y resultados de toda la campaña, al haber sufrida una derrota en los últimos tres meses, con una defensa firme y unos delanteros que ven puerta con facilidad en las últimas semanas.

Apoyo en la grada

En cuanto al desplazamiento de aficionados a tierras vascas, el vicepresidente saguntino lamenta que «el partido es entre semana y además empieza en horario laboral, por lo que son muchos los aficionados que hubieran querido asistir al partido que no lo van a poder hacer». En cualquier caso, sean un centenar o un poquito menos, la afición rojilla a buen seguro se dejará sentir en Irún tal y como vienen demostrando en los desplazamientos de los últimos tiempos.

Compartir el artículo

stats