Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Robo

Tercer robo en el Ayuntamiento de Torres Torres tras la detención de su alcalde

Los daños han sido mayores pero el botín ha vuelto a ser escaso y, aunque había papeles revueltos, no se echaban en falta documentos

Tercer robo en el Ayuntamiento  de Torres Torres tras la detención de su alcalde

Tercer robo en el Ayuntamiento de Torres Torres tras la detención de su alcalde

El Ayuntamiento de Torres Torres ha sufrido su tercer robo de madrugada en los últimos meses.

Apenas 21 días después del último suceso de este tipo, ayer, los trabajadores municipales volvían a hacer recuento de los desperfectos sufridos esta vez.

De entrada, los daños materiales ocasionados eran mayores, ya que «varias puertas habían sido forzadas», según explicaba el alcalde, Rafa Gil. No obstante, el botín seguía siendo escaso. A media mañana se había detectado la desaparición de un ordenador de más de 20 años y de otro más nuevo, así como una cámara fotográfica compacta «de poco valor», según el alcalde. A ello se le sumaba un aparato de wi-fi instalado por la Diputación de Valencia que, además de dar servicio al consistorio, permitía conectarse gratis a internet a los vecinos de la misma calle, como explicaban desde el ayuntamiento a preguntas de Levante-EMV.

Numerosos papeles también aparecieron revueltos, pero se descartaba que hubiera desaparecido algún expediente municipal. De hecho, en el consistorio se insistía en que esto no iba a interrumpir la atención al público, pese al revuelo generado, pues agentes de la Policía Judicial acudieron para tomar huellas.

Las primeras sospechas apuntaban a que el ladrón o ladrones habían accedido por una ventana pequeña y alta de un lavabo; una distinta a la que escogieron cuando entraron la primera vez, a diferencia del segundo caso, cuando forzaron la puerta principal.

Inicialmente, la Guardia Civil relaciona estos sucesos con «casos de delincuencia común», según ha podido saber este diario. Los investigadores ven simplmente «casual» que los robos se hayan producido meses después de que el alcalde, Rafa Gil, fuera detenido el pasado mes de julio en la tercera fase de una operación que permitió desmantelar un grupo dedicado al cultivo y tráfico de marihuana, cocaína y armas, según explicó entonces el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

En el consistorio se reconocía que, tras el el último robo registrado a finales de enero, el gobierno local tenía previsto colocar una alarma «pero han vuelto a entrar antes que diera tiempo a ponerla», decían.

Compartir el artículo

stats