Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sagunt endurece la lucha contra el fraude

El cuatripartito presupuesta para este año unos ingresos de 1,7 millones de euros por inspección tributaria, el doble que el pasado ejercicio

La delegación de la Agencia Tributaria en Sagunt.

La delegación de la Agencia Tributaria en Sagunt. daniel tortajada

El cuatripartito de Sagunt presenta en el pleno de este mes el plan de inspección tributaria correspondiente a 2017, cuyas previsiones contemplan la recaudación de algo más de 1,7 millones de euros. Esta estimación, que queda reflejada en el presupuesto en vigor pero no se recoge en el propio plan, supone justo el doble de los niveles que el gobierno de Sagunt previó para 2016, cuando los ingresos por este concepto no se esperaba que superaran los 860.000 euros.

Esta diferencia tiene como uno de sus principales protagonistas al impuesto de bienes inmuebles (IBI) de naturaleza rústica, que para el pasado ejercicio no se pensaba que reportara ni un solo euro, pero este año se estima que engordará las arcas municipales en algo más de 600.000. Pese a que esta cantidad supone casi el 1 % de los ingresos previstos en el ayuntamiento para todo el año, este tributo no queda recogido entre los «sectores o áreas concretas de la economía» en los que el plan municipal de inspección «concentrará el esfuerzo» por razones de «eficiencia» ante la «limitación de medios» que arrastra este departamento, según se confiesa en el documento que pasará por el próximo pleno.

El que sí se reconoce que recibirá una especial atención es el impuesto de construcciones, obras y servicios (ICIO), con el que el ayuntamiento espera dar un bocado al fraude de 300.000 euros, cantidad que el año pasado apenas se esperaba que llegara a los 25.000 euros, según el borrador que presentó el entonces tripartito de Sagunt. En este caso, la inspección se centrará de los listados de las autoliquidaciones por este concepto, así como en el procedimientos abiertos por las actuaciones desarrolladas sin licencias, de tal modo que se investigará a promotores, constructores y sujetos pasivos.

Además de los 450.000 euros que la inspección tributaria espera recaudar entre vados y terrazas, el siguiente sector en el que se considera que más fraude puede aflorar es en la tasa de mercados exteriores con 150.000 euros. En este caso, el gobierno municipal ya alertó hace unos meses de los impagos que se estaban registrando por este concepto a lo largo de los últimos años.

Los 100.000 euros en basura, los 50.000 por la tasa de aprovechamiento de vuelo o los 31.000 euros en las multas tributarias son otros conceptos que se integran en los ingresos estimados por inspección, al igual que el impuesto de actividades económicas (IAE), en el que el cuatripartito apenas espera recaudar 15.000 euros, aunque el plan antifraude lo señala como uno de prioritarios para investigar. En este capítulo también se incluye la tasa del 1,5 % que las empresas eléctricas, gasísticas o de telecomunicaciones deben abonar a las arcas municipales en función de su facturación en Sagunt.

Plusvalías

El otro aspecto en el que se quiere incidir es el impuesto de plusvalías, del que se esperan obtener 5.000 euros a lo largo del año como resultado de las tareas de inspección. En este tributo, que para el año pasado también estaba en niveles similares, arrastraba de anteriores presupuestos una estimación de ingresos de 100.000 euros, aunque en la última liquidación de la que ha dado cuenta el consistorio, la correspondiente a 2015, el resultado fue negativo en 151 euros.

En ese ejercicio en general, según siempre la información que el consistorio transmitió al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, los gobiernos municipales estuvieron muy lejos de las previsiones marcadas, que se situaban en 2,7 millones. Y es que la recaudación por todas estas tareas de inspección apenas alcanzaron los 252 euros, gracias a las multas tributarias.

Compartir el artículo

stats