Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La policía ya no se encargará de certificar las terrazas de Sagunt

El pleno aprueba hoy una nueva ordenanza sobre la instalación de sillas y mesas en el espacio público con fines lucrativos - Los hosteleros confían en retocarla durante el mes de alegaciones

Una terraza en Sagunt.

Una terraza en Sagunt. levante-emv

«No estamos satisfechos con la ordenanza que se lleva a pleno, pero es un gran paso que se hayan tenido en cuenta algunas de nuestras reivindicaciones». Así valoran los hosteleros de Sagunt, en boca de la asociación presidida por David Gómez, el texto que ayer les presentó el cuatripartito y que hoy se llevará a pleno para renovar la ordenanza de terrazas, que tanta polémica ha generado durante los últimos meses.

Desde el gobierno municipal, el concejal de Actividades, Guillermo Sampedro, que junto con los también ediles Roser Maestro y Pepe Gil han formado el triunvirato negociador, apunta que «hemos recogido todas las reivindicaciones que nos habían presentado los hosteleros hasta ayer, cuando nos presentaron nuevas, aunque ya les dijimos que el punto estaba dictaminado en comisión, así que irá a pleno tal cual y se abrirá un plazo de un mes para presentar alegaciones en el que seguiremos haciendo modificaciones».

Entre las propuestas que el cuatripartito ha asumido para modificar un texto que fue duramente criticado por los hosteleros en su primera versión destaca que la policía local ya no será la encargada de certificar la seguridad de las terrazas, ya que se limitará a verificar que no afectan a la circulación. «Ahora -explica Sampedro- serán los hosteleros quienes tendrán que contratar a un organismo de certificación administrativo (OCA) que dé el visto buenos a la instalación».

Sobre este punto, desde la asociación de hosteleros unidos del Mediterráneo (AHUM), apuntan que «no era lógico que la policía tuviera esta tarea, porque no está entre sus capacidades». Este colectivo también celebra que se haya eliminado la posibilidad del silencio administrativo negativo, con la obligación de que el ayuntamiento dictamine en un plazo máximo de tres meses; que se haya reducido el retranqueo obligatorio en las terrazas; o que se haya flexibilizado la normativa en el caso de las sillas y mesas instaladas en aceras de menos de 2,5 metros.

Más cambios

En cualquier caso, desde AHUM se señala que «todavía faltan varias cosas que se deben cambiar en la ordenanza y tenemos que seguir trabajando para hacerlo». Además de esta asociación, que ha llevado la voz cantante en toda esta polémica, en la reunión de ayer con representantes del gobierno municipal también hubo responsables tanto de los empresarios de la comarca (Asecam) como de los comerciantes (Aceysic).

Entre las otras propuestas que se han incorporado a la ordenanza, según señala Sampedro, se encuentran «la agilización de los trámites, la ampliación del periodo de estricta aplicación de la norma o que la tasa no se tenga que abonar hasta que se conceda el permiso». También se han relajado las exigencias de uniformidad de las terrazas, añade el edil de EU, quien destaca que todas estas modificaciones cuentan con el beneplácito de las asociaciones de vecinos y confía en que esta buena sintonía tenga continuidad durante el mes de alegaciones.

Compartir el artículo

stats