10 de septiembre de 2018
10.09.2018

Más voces claman contra la puesta en marcha de la desaladora de Sagunt

El portavoz de Iniciativa Porteña, Manuel González, la califica como "una metedura de pata infame"

10.09.2018 | 11:14

El amago del equipo de gobierno de Sagunt de llevar al pleno un nuevo convenio sobre la desalinizadora ha permitido al resto de grupos posicionarse sobre esta millonaria infraestructura, acabada desde hace años pero sin permiso del ayuntamiento para empezar a producir agua.

El último en hacerlo ha sido el portavoz de Iniciativa Porteña, Manuel González, quien destaca que "queda patente el deseo del cuatripartito de eludir en esta legislatura las responsabilidades derivadas de la construcción de una desaladora que no hacía ni puñetera falta en este municipio". Como ya informó Levante-EMV, el borrador del acuerdo entre el consistorio y Acuamed que se retiró del último pleno "supone una suspensión temporal del convenio suscrito por la alcaldesa Gloria Calero en 2007, que les recuerdo que ataba al Ayuntamiento de Sagunto a la amortización de la desaladora, a los costes de explotación y al beneficio industrial de la gestión".

Según los datos de este documento "el coste del metro cúbico de agua desalada varía desde los 0,4652 euros del primer año hasta los 0,5264 del tercero, es decir, respecto al agua que actualmente nos llega desde el Júcar, se triplica el coste, al añadir el transporte hasta la potabilizadora y la gestión a través de la empresa mixta". El segregacionista también señala que "de aprobarse este convenio, la resolución de este tremendo problema se aplaza hasta dentro de tres años, aunque el ayuntamiento ya empieza a asumir costes fijos, pues entrega en este tiempo 413.699,22 euros".

Para remarcar que Sagunt no necesita la desalinizadora, González apunta que "el municipio tiene asignados por decreto 1000 litros por segundo del Júcar, aunque esa conducción puede transportar un máximo de 700. Aún así, seguimos teniendo excedentes, pues el consumo no llega a los 250 litros por segundo, es decir, que alguien me explique por qué se construyó la desaladora, cuando apenas consumimos la cuarta parte de nuestras reservas diarias".

El portavoz de IP también señala que Parc Sagunt acabará siendo un parque empresarial especialmente dedicado a la logística, que "apenas consume agua, en comparación a otros procesos productivos, por lo que, en todo caso, la puesta en marcha de la desaladora, solo se corresponde a una metedura de pata infame, que de no subsanarse provocará la reversión de 19 millones de euros de fondos europeos", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook