13 de septiembre de 2018
13.09.2018

El sector comarcal del transporte emite 55.569 toneladas de CO2 al año

La jornada sobre Cambio Climático y Energía Sostenible destacó los beneficios ambientales de sustituir los vehículos convencionales por otros eléctricos

13.09.2018 | 16:36
Bort y Ariño durante la jornada

"El Camp de Morvedre reduciría sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 8.000 toneladas, si el 25 % de sus turismos y furgonetas ligeras se sustituyeran por vehículos eléctricos". Ese fue uno de los grandes titulares del paso por Sagunt de las jornadas comarcales sobre Cambio Climático y Energía Sostenible, organizadas por el área de Medio Ambiente de la Diputació de València y la Asociación de Empresas Eléctricas de València (Aselec).

En toda una tarde, esta cita sirvió para saber que el sector del transporte de la comarca emite 55.569 toneladas anuales de CO2 y que el cambio de un coche convencional a otro eléctrico supone una reducción del 43,6 % en estas emisiones. La implantación de este tipo de vehículos y el impulso de la infraestructura de recarga necesaria para su utilización son dos de los aspectos que se abordaron en este encuentro destinado a técnicos y autoridades municipales

El diputado de Medio Ambiente, Josep Bort, junto al concejal de Sagunt, Enric Ariño, inauguró esta jornada, destacando que "tenemos que transitar hacia un modelo energético sostenible y hacia la descarbonización de la economía, y en este camino, la movilidad eléctrica constituye una pieza fundamental".

Josep Bort recordó, además, que "los municipios constituyen espacios clave en el desarrollo de medidas concretas para mitigar los efectos del cambio climático y adaptarnos a sus efectos. Con estas jornadas y sesiones -continuó- desde la diputación queremos acercar los conocimientos técnicos necesarios para entender cómo se pueden materializar estas medidas en nuestros pueblos y en nuestras vidas".

Según el último Inventario de Emisiones de Referencia, el sector del transporte emite el 13 % del CO2 de la comarca y es el que menos ha reducido su impacto atmosférico entre 2010 y 2015, el último año del que se disponen datos. A diferencia de otros ámbitos, como el residencial o el de los servicios, que han disminuido un 14 % y un 10 % sus emisiones, respectivamente, la reducción al transporte ha sido del 1 %.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook