16 de marzo de 2019
16.03.2019

La falta de ejecución del presupuesto permite a Sagunt cerrar 2018 con superávit

El ayuntamiento dio cuenta de la liquidación y aprobó el reconocimiento de facturas por casi 850.000 euros

15.03.2019 | 22:26
Una votación del pleno de ayer.

El pleno extraordinario de Sagunt dio ayer cuenta del millonario superávit que ha arrojado la liquidación presupuestaria de 2018, que, según admite el concejal de Hacienda, Enric Ariño, permitirá al consistorio disponer este año de entre «dos o tres millones» de euros para nuevos proyectos.

El edil de Compromís reconoce que, «como ocurre siempre», este remanente es consecuencia del dinero presupuestado que no se gastó durante el pasado ejercicio y señala varios motivos que explican este balance positivo, como «el retraso genérico» de la nueva ley de contratos o la dotación que se hace de diferentes partidas, como la de Personal, aunque se sepa de antemano que no se va a gastar en su integridad.

Ariño también enumera una serie de inversiones programadas para el año pasado, pero que se están ejecutando ahora o se han acabado durante las últimas semanas, así que se pagan durante este ejercicio. El concejal de Hacienda señala de igual modo otros casos en los que los proyectos están en fase de licitación o aprobación de los pliegos de condiciones.

Sin embargo, estas justificaciones no convencen a la oposición y el portavoz del PP, Sergio Muniesa, achaca el remanente de casi 5 millones de euros para gastos generales en «la pésima gestión. El equipo de gobierno no tiene ningún motivo para sacar pecho, porque el propio interventor reconoce que solo la inejecución del presupuesto ha permitido que el ayuntamiento no tuviera déficit».

Otra cuestión que se aprobó en el pleno de ayer fue el reconocimiento extrajudicial de créditos por un valor próximo a los 850.000 euros, un procedimiento que se contempla para aquellas facturas que se corresponden con un servicio o compra de bienes correspondiente a años anteriores, pero que se computan en ejercicios posteriores.

Muniesa llama especialmente la atención sobre casi 300.000 euros que «ni siquiera estaban fiscalizados, porque nadie ha informado y la intervención no sabe a que se corresponde». En este punto, tanto Sergio Moreno como Francisco Crispín se desmarcaron del equipo de gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook