02 de mayo de 2019
02.05.2019
Polémica

Al tanatorio ante la falta de WC

La falta de aseos en los paelleros del Port de Sagunt lleva a muchos usuarios a ir a un establecimiento funerario próximo - Algunos ya han alertado al consistorio pidiendo soluciones

01.05.2019 | 21:49
Numerosas personas pasaron ayer el día en la zona de paelleros de la Gerencia.

Una vecina del Port así lo denunció este martes en el pleno ordinario municipal durante el turno de palabra del público, pidiendo soluciones. Esta habitual de las sesiones plenarias expuso las quejas que le habían llegado de usuarios del tanatorio, quienes se habían sentido molestos por ese trasiego de personas, que acuden a este lugar buscando los aseos, mientras otros pasan por momentos tan delicados como son los velatorios. «¡Hombre, esto no es de recibo!», lamentaba la mujer.

Desde el mismo tanatorio confirmaron a Levante-EMV esta denuncia vecinal y corroboraron que la situación es llamativa sobre todo durante los fines de semana y días festivos, coincidiendo con los momentos de mayor afluencia a los paelleros. «Sí hemos notado que viene gente de los paelleros a nuestros váteres», comentaban al tiempo que precisaban que por ahora no han recibido ninguna queja por parte de los usuarios del tanatorio por este motivo. «No es excesivo, pero se nota», añadían.

El origen de esta situación se encuentra en la ausencia de aseos en esta área recreativa de la Gerencia con paelleros de reciente creación.

En este sentido, el concejal de Mantenimiento, Pepe Gil (Compromís) se ha comprometido a estudiar el asunto. En el mismo pleno, tras la intervención de la vecina, el edil ya explicó que primero se han hecho los paelleros y se ha habilitado una zona de esparcimiento, como demandaban los vecinos, y que la intención municipal es llevar a cabo después otras actuaciones para completarla y dotarla de servicios, entre ellos, los váteres. «Vamos poco a poco», reconoció.

Proyecto con retraso

La construcción de estos paelleros, que no estuvo exenta de polémica, contó con una inversión de 23.494 euros. Sin embargo, tardó mucho más de lo previsto pues el incumplimiento de plazos por parte de la empresa adjudicataria no solo generó las críticas, sobre todo, de los segregacionistas. También llevó al ayuntamiento a hacer una rescisión del contrato, que atrasó el final de las obras. Aún así, los paelleros se acabaron el pasado verano y han sido tan bien acogidos que ahora lo que más se echa de menos en ellos son unos WC para que nadie tenga que ir al tanatorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook