30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Tengo claro que es mejor escuchar que dictar dogma»

Gaspar asegura sentirse orgulloso de que la gente valore lo que se hace y no pierde la ilusión de mejorarlo

Toni Gaspar.

Toni Gaspar. germán caballero

El actual presidente de la Diputación de Valencia aspira de nuevo a ser alcalde de su ciudad, Faura, con un equipo «con ganas, experiencia y muchísimas ideas».

¿Cómo es la Faura que sueña?

Lo importante es que Faura tiene un sueño, que es un proyecto compartido, que de una manera u otra participa toda la gente del pueblo. Un sueño que se palpa en la calle, cuando hablas con la gente, porque valora lo que se hace y no pierde la ambición y la ilusión por mejorar como pueblo. Tal vez sea de lo más orgulloso de lo que me siento como alcalde de Faura.

¿Qué mejoras precisa el municipio?

Hay que trabajar siempre en mejorar la calidad de las cosas. La mayoría de las veces es mejor la calidad que la cantidad, porque en definitiva ganar calidad en los servicios municipales es ganar calidad de vida de los vecinos y vecinas de Faura. Al final en política no estamos para otra cosa que no sea para conseguir eso.

A pesar de los años, mantiene su compromiso con la política...

La ilusión la dan los proyectos y las personas que los hacen posible. Tengo la suerte de ser parte de este proyecto que trata de gestionar el pueblo que queremos junto a un equipo con ganas, experiencia y muchísimas ideas que además suma la confianza da la mayoría de faurers y faureres. Pocas cosas puede ilusionar más que esta fórmula.

Estará contento al haber logrado el nuevo colegio...

Es importantísimo haber conseguido un colegio que pasa de 300 a 450 niños y niñas. Es la base del pueblo, la calidad de la educación. Es un buen ejemplo de sueño compartido, que con el buen trabajo colectivo se consigue calidad en los servicios públicos de Faura.

Habla de gestionar de «Tú a tú» y la oposición le acusa de autoritario...

Afortunadamente en los pueblos nos conocemos todos. Desde que empecé en política he tenido claro que es mejor escuchar que dictar dogma, que es mejor el consenso que la imposición, que es mejor el diálogo que el ruido. Lo he hecho siempre en Faura y en la presidencia de la Diputación.

¿Por qué los vecinos tienen que confiar en su partido?

El proyecto con el que optamos está avalado por la buena gestión. Es un proyecto abierto, con contenido, pensado colectivamente, que recoge la sensibilidad del pueblo y lo empuja las ganas de muchas personas por hacer de Faura un espacio de convivencia y de calidad de vida. Queremos la confianza de la mayoría para seguir avanzando en este proyecto de pueblo.

¿Qué infraestructuras ve necesarias para la localidad?

Cuando yo llegué al ayuntamiento ya había en Faura edificios y otras dotaciones. Lo que hemos hecho es darles contenido, ampliarlos y ponerlos al servicio del pueblo. Hemos de seguir en esa linea de mejorar, pero eso no quita que soñemos y empecemos a dar forma a cosas nuevas y necesarias que saldrán en La Protectora o en La Corbella que hemos añadido a nuestro patrimonio esta última legislatura. Se trata con la misma ilusión de siempre hacerlo como siempre, posible entre todos y para todos.

Compartir el artículo

stats