Un árbol de más de diez metros de altura ha caído al suelo de repente en Sagunt.

Por suerte el ejemplar, de más de 25 años, ha caído en la misma rotonda en la que está situado y no ha habido que lamentar daños, ni cortar la circulación.

El árbol estaba en la rotonda de la antigua N-340 a la altura de la carretera de Sagunt a Canet d' En Berenguer, junto a otros ejemplares similares.

Según ha confirmado a Levante-EMV el gerente de la empresa municipal Sociedad Anónima de Gestión, Enrique Catalá, el platanero tenía el tronco podrido, por lo que se sospecha que una ráfaga de eviento lo haya podido desestabilizar.